martes, 28 de diciembre de 2010

LA ORILLA

En aquel entonces la ciudad tuvo un desplazamiento hacia el sur, sea que haya huido despavorida por las lanzas de la barbarie, sea que haya sido llamada por la civilización del riel ha resultado que lo que ayer era el centro del casco urbano hoy en día sea, opuestamente, una longitudinal periferia que se arrastra hacia el norte como un venablo de urbanización que le muerde las orillas al río Salado. Vestigios de aquel primer asentamiento de gringos por esos lares son esas carcomidas casas de época decimonónica que se vislumbran a los costados de los caminos de ripio, no es extraño ver una de estas construcciones ladeando una fabrica de ladrillos o un potrero donde aún pastan vacas ajenas al fundamentalismo del poroto de soja. El resto de las casas destacan por su simple y precario, sin abundamiento de detalles lujosos. Carencia de desagües vislumbradas por las cunetas cubiertas de sorgo de alepo y gramillas. Canillas comunitarias cada cincuenta metros y alumbrado de lamparitas de 200 w en la cuadra, si es que nadie las apagó de un hondazo.

Tal es el barrio La Orilla en Esperanza.

Es el barrio mas populoso de Esperanza, el elegido por los diarios para rellenar sus columnas policiales. El barrio que usan los patriarcas esperancinos para denotar denominación de origen: "es de la Orilla", "Los negros de la Orilla". El barrio que simboliza - para los que forjan los símbolos y los que no dudan de ellos - la marginalidad, lo populachero, la periferia, lo anti y lo contra de lo que los símbolos entronizan. La Orilla, margen de una ciudad, barrio donde se fundó la misma urbe que hoy la margina a orillas de exclusión y olvido.

Algún vaticinio he visto un domingo bajo el tórrido sol de este verano averno pululando en esas calles viciadas de un tajante mix de polvareda, basura incinerada y pastizal herido de guadaña. Fue quizás presumirlo en ver a toda esa familia jugando al fútbol en el patio de sus casas, madres, padres, abuelos, hijos nietos y cuñados, un equipo de veinte contra veinte. Fue adivinarlo en ese desdentado abuelo escupiendo tereré en el piso de tierra, fue ver esos diez o veinte compartiendo un pan dulce y una sidra, en ver a esos quinceañeros desvirgándose en la alfalfa o a esa vieja enseñando gualichos y abrecaminos a esa vecina divorciada para vengarse de turro ese que la hizo cornudo. Lo he podido oír en el cana que canjeaba una piedra por una libertad condicional y en el comisario que tenía como elemento de prueba a un papagayo que repetía las amenazas de un prófugo de abigeato que andaba por el Paraguay. A todos ellos los vi avanzar montados en un corcel de ira enfilando hacia el sur, como aquellos antiguos dueños de las flechas que alguna vez hicieron rajar al gringo primigenio, pero avanzarán a reventar a pura reivindicación a los forjadores de símbolos, a destruir los simbolos que los hostigan, irán como hormigas infernales, como gurkas marabuntas, a despellejar al gringo que olvidó que todo origen viene del mismo barrio, del mismo barro, y que el barro abunda en La Orilla.

jueves, 23 de diciembre de 2010

ACA

Aca no hay un happy hour, ni un turrón, ni una garrapiñada, ni un estudiante de teatro adentro de un traje de papa Noel, no hay una maratón de ofertas ni un surtidpo de pelotitas, ni din don dán ni j ojo jo, no hay cencerros ni hay renos, tampoco ensalada de frutas, ni vitel toné, ni pan dulce ni extra brut, no hay un pesebre y mucho menos, un rompeportón, no se ve ni una estrella de Belén, no hay fiebre de consumo ni paños fríos a las cincuenta cuotas sin interés. Lo que si, seguro hay en estas palabras, es un abrazo de verdad, una sonrisa de lo más sincera y natural, hay una exclamación : “que seas feliz en vos y en los tuyos”. De mi parte, en esto, encuentren esto que les digo que sí hay.

lunes, 20 de diciembre de 2010

¿POR DONDE EMPEZAR? SIMPLEMENTE POR ALGO

Dando marchas y retrocesos finalmente aqui estoy. Bienvenida, si, la autorreferencialidad, la escritura a vuelo de colibrí, la celebración de escribir y olvidar lo escrito, la emoción de pisar en el barro fresco y olvidar la huella y su impronta, simplemente por que hay otro barro por delante que espera nuestro surco y nuestra futura memoria impresa en su indemnidad, y así con la escritura, escribir y olvidar, porque hay mucho que recordar. Este año ha sido empezar a terminar, hay una búsqueda grande y hay vestigios de encuentro, viejos circuitos que buscan llevar y traer, procesar y reprocesar, viejos mapas sin otro tesoro que la propia ruta que indica algún lugar, simplemente un camino, un norte, un rumbo. Aposté a un cambio, lo deseé y se dió. Corroboré que lo que realmente se desea con todas nuestras ganas necesariamente se cumple. He aprendido a quemar naves ancladas en la costa y a destruir los botes para no tentarme en volver a ellas, aposté a la tierra que tenía por delante, sin temer a fieras ni tabúes. Y aún falta y en eso ando solo, sin plurales solo por no comprometer a nadie más que a mí mismo, después quizás vendrán los otros, cuando me encuentre a mí mismo, y en eso ando. Y bienvenida pues, mi propia referencia en estos escritos, porque no me gustan los archivos, no me gustan los viejos escritos, creo en esto que hoy ya lo olvido.

jueves, 16 de diciembre de 2010

POR LLIGAT, MAYO, DÍA 2

"Considero que la libertad más suave para un hombre que vive en la tierra consiste en poder vivir, si quiere, sin necesidad de trabajar.

He dibujado, desde la salida del sol hasta la noche, seis rostros de ángeles matemáticos, explosivos, y de tan gran belleza que quedo extenuado y molido. Al acostarme, me he acordado de Leonardo cuando compara la muerte después de una vida pletórica con la llegada del sueño al cabo de una prolongada jornada de trabajo"

Salvador Dalí.- Diario de un genio

domingo, 12 de diciembre de 2010

CREO

Creo en mis manos con barro,
Y creo en el barro que tienen mis manos.

Creo en el jarrón que forman mis manos
Admiro la forma del barro que es de jarrón.

Admiro mis manos que forman el jarrón,
Creo en el jarrón, que son mis manos.

Miro la flor que crece en el prado,
Miro todo el prado que contiene a la flor.

Pienso en esa flor que estará en mi jarrón,
Estoy seguro que en el jarrón tendré al prado.

Pienso en el barro, en mis manos tengo el prado,
Y huelo en ellas todo su olor.

martes, 30 de noviembre de 2010

CHAT CON UN ABDUCIDO

Hasta que vuelvan las ganas de escribir seguiré echando mano de esa cantera inagotable que son los archivos de "El Kronikón". Hoy rescato una vieja conversación de chat que mantuve con un supuesto abducido. Las bastardillas corren por mi cuenta.

Hay de todo en la viña del Señor. En un canal de chat también pasa lo mismo, sobre todo cuando estamos hablando del chat de Viarosario, el más popular de la ciudad el cual se semeja a un mercado persa donde uno puede encontrar LO IMAGINABLE. Allí se puede comprar un ventilador de techo, un auto, organizar una guerra de almohadas, encontrar gente de todas las clases y colores. Es un canal adorablemente BIZARRO. En esta ocasión, apareció anoche un hombre interesado en hablar sobre Ufología. Mis intenciones eran buenas, simplemente recomendarle un blog en el cual abordarían sus inquietudes con total seriedad. Inicié la conversación en canal privado, le pasé el dato y ahí nomás me preguntó si creía en los ovnis. Yo le contesté que creía que había vida en otros lugares del universo y me dijo “Yo soy un ABDUCIDO”. “Ñacate, me dije” a este le voy a hacer hablar. Lo tuve que traer a mi cuenta de MSN y fue aquí donde se desarrolló este singular diálogo el cual he retocado levísimamente para hacerlo más inteligible. Lo que está entre paréntesis son acotaciones mías.

ABDUCIDO: Todos piensan que las cosas que afirmo son tonterías. (Y si)

LORD MARIANUS: Supongo que para vos no serán tonterías.

ABDUCIDO: NO SON TONTERIAS LA TECNOLOGIA AVANZADA Y LOS SERES DIFERENTES A NOSOTROS. SON ESTUPIDECES LOS EXTRATERRESTRES. NO HAY EXTRATERRESTRES. HAY EVOLUCION DEL SER HUMANO (¿Les quedó claro?)

LORD MARIANUS: Yo creo que hay vida en otros planetas

ABDUCIDO: A UN NIVEL SUPERIOR LA HAY PERO NO HUMANA NI HUMANOIDE

LORD MARIANUS: Tenes razón (Es muy importante dar la razón, a fin de fomentar la verba del entrevistado)

LORD MARIANUS: Hay seres antropomorfos tal vez con semejanzas al hombre.

ABDUCIDO: BIEN ESO SI PERO NO DE OTROS PLANETAS

LORD MARIANUS: Supongo que en el viarosario se te cagaran de risa planteando ese tema. (¿Ustedes qué dicen?, jauajauajauaaujuju)

ABDUCIDO: Y SI HAY BASTANTES QUE SE BURLAN DE MI SOBRE TODO POR QUE CREEN CIEGAMENTE QUE LOS ENANITOS VERDES VIENEN DE MARTE O DE POR ALLA AFUERA Y LAS COSAS VIENEN DE ADENTRO NO DE AFUERA

LORD MARIANUS: Podes escribirle a esta pagina que te di. Te van a escuchar con seriedad. (Se lo decía en serio ejjeejjejeej)

ABDUCIDO: OK, PERO LA GENTE YA TE DIJE, SI NO SON ENANOS VERDES DE MARTE O ESTUPIDECES ASI NO TE CREEN ESTAN TOTALMENTE IDOS DE LA REALIDAD (Ya lo creo)

ABDUCIDO: ¿ME PASAS LA PAGINA DE NUEVO? (! Cómo no!)

LORD MARIANUS: http://otrasalternativas.blogspot.com

ABDUCIDO: ¿Y VOS QUE PENSAS? ¿QUE SOMOS NOSOTROS EN EL FUTURO? ¿O CREES TAMBIEN EN ENANITOS VERDES? (Acá el chico se pone a la defensiva y lo hará a lo largo de toda la charla)

LORD MARIANUS: creo que hay vida en otros lugares del universo. Eso creo

ABDUCIDO: ENTONCES ESTAS FUERA DE MI LIGA

LORD MARIANUS: Lamento entonces no tomar partido en ella (mentira)

ABDUCIDO: SI QUISIERAS TENGO INFORMACION REALMENTE AUTENTICA E INTERESANTE. DE LA MEJOR FUENTE

LORD MARIANUS: La acepto (mentira otra vez)

ABDUCIDO: Y COMO SI CREES CIEGAMENTE EN LOS TAN ARRAIGADOS ENANITOS VERDES Y QUIEN CREE EN EXTRATERRESTRES NO ACEPTA PARA NADA LA TEORIA CUANTICA Y EVOLUTIVA DEL SER HUMANO. (Jamón crudo para mí)

LORD MARIANUS: ¿Entonces para que me ofreces información si no soy un entendido? (Quiero retruco carajo)

ABDUCIDO: QUISIERAS SABER LA VERDAD ACERCA D QUIENES SON

POR QUE ESTAN ACA EN REALIDAD. CUANDO Y POR QUE LLEGARON.

POR DONDE. LOS CASOS DE ESTRELLAMIENTOS DE OVNIS. SU EVOLUCION. DETALLES Y MAS DETALLES

LORD MARIANUS: Bueno, te escucho. (Te leo más bien, dale ET, soltá la lengua)

ABDUCIDO: YO FUI ABDUCIDO A LOS DOCE AÑOS MAS O MENOS TENGO MARCAS Y TODO NO LO RECORDE HASTA LOS 15. CREIA CIEGAMENTE EN VIDA EXTRATERRESTRES. HASTA QUE A TRAVES DE MIS RECUERDOS Y EN REALIDAD PESADILLAS COMENCE A SABER LA VERDAD MAS O MENOS EMPECE A RECORDAR A LOS 15 O 16 COSAS QUE NO SABIA QUE NO HUBIERA CREIDO TAMPOCO POR QUE ESTABA RE CREIDO DE LA VIDA EN MARTE PERO PUDE SABER LA VERDAD DE LAS COSAS LA VERDADERA REALIDAD

LORD MARIANUS: ¿Y ahora estas en contacto de alguna manera?

ABDUCIDO: NO. SOLO ME LLEVARON. ME SECUESTRARON. ME HICIERON LAS PRUEBAS TAN HORRORIZANTES QUE LA GENTE DECIA QUE ERAN Y SUPONGO QUE POR PREGUNTAR YO O POR LLENARME ELLOS LA CABEZA DE INFORMACION SUPE TODO LO QUE LLEGUE A SABER Y DESPUES ME PONIA A AVERIGUAR LAS COSAS QUE ESTABA RECORDANDO Y ERAN VERDAD. (A la perinola)

LORD MARIANUS: ¿Y con que fin se supone que te investigaron?

ABDUCIDO: LA GENTE NO ES INVESTIGADA. ES AYUDADA COMO NOSOTROS AYUDAMOS A UN MONO (dándole bananas) ELLOS NOS AYUDAN A NOSOTROS

LORD MARIANUS: ¿A que? (Soltá la lengua ET)

ABDUCIDO: CADA UNO DE LOS QUE LLAMAN ESQUIZOFRENICOS QUE DICEN SER ABDUCIDOS. LOS QUE REALMENTE SON ABDUCIDOS

TIENEN ALGUN MAL DESCONOCIDOQUE ELLOS PREVIENEN CON EL SECUESTRO. POR EJEMPLO YO ERA OBESO A FULL ME PARECIA A PORCEL CUANDO ESTO ME PASO A LOS DOCE Y DESPUES DE ESTO EMPECE A ADELGAZAR SIN MOTIVO ALGUNO PARA LOS 15 YA ESTABA RE FLACO, SIN DIETA NI EJERCICIOS NI TRASTORNOS D ELA ALIMENTACION

LORD MARIANUS: Te ahorraron ir al Dieta club de Cormillot (amo la ironía)

ABDUCIDO: JAJAJA DEBIO SER ASI O SUPONGO QUE ESTABA PROTEGIDO POR QUE DE OTRA FORMA NO PUDE HABER HECHO ESO O CAMBIADO EL METABOLISMO DE ESA FORMA Y DESPUES DE LOS 16 O 15 CUANDO EMPECE A RECORDAR Y A INVESTIGAR Y A SABER EL POR QUE DE LAS COSAS SUPUSE DE INMEDIATO QUE FUE CON ALGUN FIN EN ESPECIFICO A PARTE DEL FIN COMUN CLARO ESTA

LORD MARIANUS: Adelgazar en tu caso

ABDUCIDO: ¿QUE?

LORD MARIANUS: Adelgazar en tu caso

ABDUCIDO: PERO NO SE QUE ME QUERES DECIR NO ENTIENDO LA RESPUESTA

LORD MARIANUS: Que te ayudaron a adelgazar

ABDUCIDO: AHHHH SUPONGO QUE ESTABA CUIDADO O IBA A MORIR POR EXCESO DE OBESIDAD O ALGO ASI PERO ESO DEBE SER SECUNDARIO NO ES PARA LO QUE ELLOS NOS LLEVAN.

LORD MARIANUS: Es complejo entenderlo de una. Casi que hay que ser abducido para estar a tu nivel de comprensión

ABDUCIDO: NO YO ESTOY ACA PARA COMUNICAR MI VERDAD

SIN VENDER MI INFORMACION NI MI IMAGEN NI CUALQIER LIBRO PELOTUDO QUE ME HAGA HACER FAMA DICIENDO ESTUPIDECES DE SERES VENIDOS DE AFUERA A ESTUDIARNOS Y A HACER CUANQUIER PAVADA SIN UN FIN CLARO. (Qué humilde)

LORD MARIANUS: Me parece bien de tu parte

ABDUCIDO: Y NO ME DIJISTE NADA ACERCA DE TODO LO QUE TE DIJE

LORD MARIANUS: Te estoy leyendo, para saber

ABDUCIDO: AH OK ENTONCES NO ESTABAS LEYENDO

LORD MARIANUS: Estaba leyendo en serio (¡Qué perseguido!)

ABDUCIDO: A OK ES LARGO ¿NO?

LORD MARIANUS: No, me refiero a que leía lo que vos me escribías ¿cuantos años tenes? (Un malentendido respecto de la página que le recomendé)

ABDUCIDO: 23 ¿VOS? ¿VOS COMO TE LLAMAS ME DIJISTE?

LORD MARIANUS: Mariano. Tengo 28 años

ABDUCIDO: AH OK SERIO SE VE ¿Y LEISTE?

LORD MARIANUS: Si (lo bueno, cuanto más breve, dos veces bueno)

ABDUCIDO: ¿Y? ¿OPINAS ALGO?

LORD MARIANUS: Si, opino que es difícil ver tu punto de vista ya que estamos muy contaminados de una percepción errónea del fenómeno ¿seguís teniendo pesadillas?

ABDUCIDO: NO YA HACE RATO QUE NO TUVE PESADILLAS MIS SUEÑOS Y PREMONICIONES SE CONVIRTIERON EN INFORMACION EXACTA. ESCRIBI LAS COSAS LAS INVESTIGUE Y TODO FUE CIERTO HASTA CIERTAS DIFERENCIAS OBVIAS PERO MINIMAS

LORD MARIANUS: Yo pienso que todo lo que recopilaste lo compartas con gente que te escuche como corresponde

ABDUCIDO: AJA, O SEA QUE NO ME CREES NI A PALOS Y NO TE INTERESA OIR. TE ASEGURO QUE NO QUIERO DAR LA CARA. NI SALIR EN TV NI EN RADIO

NI ESCRIBIR LIBROS E HISTORIAS RIDICULAS YA TE DIJE

LORD MARIANUS: Bueno, si vos querés pensarlo así pensalo, yo simplemente estoy escuchándote con respeto. No es que no te crea.

ABDUCIDO: BUENO. OK, SORRY. ESTOY A LA DEFENSIVA NO ES FACIL DECIR LAS COSAS QUE SE (Pero bien que las decís turrito)

LORD MARIANUS: Pero por lo menos date cuenta que yo te escucho y no te tomo el pelo. Otro te hubiera mandado a la mierda

ABDUCIDO: AH SI PERO NO CREAS HAY GENTE QUE ME HABLO TAN BIEN Y QUE SE YO ME ESCUCHO ME HIZO HABLAR Y DESPUES ME DIJO POR QUE NO TE VAS A LA RECONCHA DE TU MADRE PAJERO PELOTUDO HABLANDO BOLUDECES ETC ME RIO DE LAS BOLUDECES QUE CONTASTE ETC SOLO PARA GASTAR TIEMPO

LORD MARIANUS: Bueno, no es mi caso, quédate tranquilo (Es mucho peor este caso, jejeeje)

ABDUCIDO: POR QUE NO TIENEN OTRA COSA QUE HACER JA HAY QUE VERLO

LORD MARIANUS: seguís a la defensiva

ABDUCIDO: SIEMPRE

LORD MARIANUS: Lo voy a entender (Diplomacia a full)

ABDUCIDO: SORRY ¿QUE TE PREGUNTE? TENGO UN LIO BARBARO (Ya lo creo)

LORD MARIANUS: No, preguntarme no me preguntaste nada

ABDUCIDO: PERO QUE ME CONTESTASTE PERDI EL HILO DE LA CONVERSASION

LORD MARIANUS: ¿Vos pensás que te van a buscar otra vez algún día?

ABDUCIDO: NO, SOY MENSAJERO Y YA ENTENDI TODO LO QUE TENIA QUE ENTENDER YA SE QUIENES SON POR QUE ESTAN ACA COMO LLEGARON SUPONGO QUE LO PREGUNTE ESO EN REALIDAD NO LO SE

PERO SE QUE ESTUVE AHI Y ME LLENE DE SU HISTORIA

(En este momento me hinché las pelotas y me fui a tocar el piano. La cosa no daba para más. Luego pasé el Check Messenger y supe que me había abduci… digo, eliminado.)

sábado, 20 de noviembre de 2010

TODA VIDA ES TUMBERA

"El cuerpo es la cárcel del alma"

Platón

En consecuencia:

  1. El acto de procreación es un delito que paga la primera alma perejila que anda dando vueltas por esos alrededores.
  2. Un porrito, un ácido, un floripondio, un mezcal, o un paro cardiorrespiratorio tratado a tiempo serían salidas transitorias.
  3. El alma del suicida es la de uno que se quiere fugar de la cárcel.
  4. El que pide a gritos la eutanasia se queja de las condiciones carcelarias que posee, pero si fueran mejores, no andaría con esas ideas.
  5. Dios es el juez de sentencia que te pone o te quita el cepo. El maligno es el juez de instrucción.
  6. La teoría de la reencarnación sería el registro de reincidencias.
  7. Por tanto, la vida sería una pena y el nivel socioeconómico se extrapola con el nivel de seguridad de la cárcel que nos toca.
  8. Zaffaroni estaría a favor de la muerte por que nos libera de la cárcel y diría que la vida es un perverso sistema punitivo desarrollado por el discurso de los centros de poder que dictan la estigmatización de las almas para sostener un esquema teológico-totalitario.
  9. De seguir abonandose teorías abolicionistas de las penas en breve todos estaríamos fritos.
  10. Celia Cruz sería una feroz publicista de las cárceles.
  11. Una medium es un régimen de visitas.
  12. Un fantasma es un tipo con buena conducta.
  13. Es erróneo decir que un fantasma es un "alma en pena".
  14. La "luz mala" no sería tan mala.
  15. Los zombies son boludos que quieren volver adentro pero a los que ya no les da el cuero.

domingo, 31 de octubre de 2010

IMAGINAD

Imaginad, imaginad un páramo brillante como el astrolabio del abjurante Galileo que aunque no lo quieran ver, sin embargo se mueve. Imaginad cientos de petardos esparciendo olor pólvora y humo negro hacia un sol albino, desfachatado y sin voz.

Imaginad, es lo único que nos salvará. Somos demasiados sensibles para circunvalar este mundo cruel sin correr el riesgo de ser pasibles de nulidad absoluta en nuestro contrato social.

Imaginad. Sólo este oasis será el agua que habremos de beber. Deberemos aprender a alimentarnos del cadáver de nosotros mismos. Agasajémonos con este banquete egoísta y nutritivo. Ninguna cosa tiene más vitaminas que el error para fortalecer el ego.

Imaginad. Arranquemos de raíz el árbol del cual penden nuestros pensamientos y escupamos las semillas de sus ambivalentes frutos en la tierra ávida de nuestros silencios.

Imaginad. Es inútil sufrir primicias del pasado que se repiten para llenar primeras planas que poco tienen que decir y mucho tienen para herir nuevamente. Las hienas ríen para no llorarse. Hay labios que se mueven demasiado tarde para advertir la noche.

Imaginad. Confiemos en nuestro corazón. Nunca lo olvidemos nunca en el pesado cúmulo de sopesar estrategias y razones. Desconfiemos del consejo semejante a un eco que se provocó allá lejos y hace tiempo y que hoy llega como un verdugo errante.

miércoles, 27 de octubre de 2010

NESTOR KIRCHNER MUERTO

Después de muertos nos transformamos en lo que para otros nunca fuimos. El misterio de la muerte es la piedra filosofal de una alquimia que transmuta posiciones y oposiciones. En vida enemigos, en muerte amigos, en vida improperios, en muerte elogios, en vida pendencieros, en la muerte compañeros, en la vida desearle la muerte, en la muerte desearle la vida. Eramos todos tan malos y ahora somos todos tan buenos. La muerte nos cambia a todos, menos al muerto que no puede pegar la vuelta para ver cómo cambiaron todos.

Es por eso que me da asco ver que a muchos les duela una muerte que más de una vez desearon. Me da asco que la muerte transforme las convicciones y las palabras. Eramos todos tan hijos de puta y una vez muertos eramos grandes personas. Pensábamos que era una mierda y ahora pensamos que era un gran tipo. Es fácil hablar bien después de muertos y era tan fácil decir pestes en vida. Entonces ¿cuáles eran las convicciones, la puta madre?

No me gusta desear la muerte ni que me la deseen, puedo bromear con la muerte pero pero en abstracto. Pero si te moriste te moriste, no voy a pensar distinto de alguien por que se muera. Es como ir al velorio de aquel con el que no te pudiste reconciliar en vida ¿Qué ganas acariciando el ataúd? ¿Te acordaste de ir a verlo cuando ya no te puede ver, ya no te puede oír y, esencialmente, no te puede decir absolutamente nada?

Hablar bien de un muerto siempre viene bien porque el muerto no te puede recordar todo lo mal que hablaste de él en vida.

Aclaro, por las dudas, que no hablo del muerto, hablo de los vivos que escucho hablar en este día.

domingo, 24 de octubre de 2010

UNA NOCHE DE SALIDA... (version abreviada y fundante de un cuento novelado)

¡Qué estúpida que se veía con el berimbau! Estoy plenamente convencido de que sólo quería llamar la atención. Que no me venga con historias de rituales a la orilla del río para favorecer la fecundidad de los sábalos ante la terrible depredación de la logia de pescadores del Paraná. Ni tampoco con rememoraciones de olvidadas alegorías de nuestros aborígenes. ¡Y mucho menos con clases de capoeira! Esa imbécil portaba el berimbau en medio del boliche para que todos la miremos. El glamour tiene esta clase de paroxismos que bien puede tocar lo bajo. Nuestra falta de esencia la suplimos con toneladas de excrescencia diseminadas por nuestro cuerpo. Esta loca era un excremento. Esa fue la primera reflexión que tendría en esta noche de salida con mis amigos, solo la primera....

Acto seguido de esta conjetura procedimos a sumergirnos en los vapores ligeros y difusos de la noche, en la enmascarada conjugación mística de la negrura y el misterio, en las luces cortantes como saetas, en el sonido chirriante del alma violenta, empezamos a gritarnos para entendernos, usamos nuestros ojos para matar y nos mataban porque no había ojos que nos matasen. Nuestros tragos largos eran una incitación a la apertura de nuestro espíritu guerrero, una flagelación a la timidez, un olvido del presente, un rapto fugaz a la razón, empezamos a darle sin asco al vodka ¡Y que sea lo que Dios quiera! Creo que ni Dios sabe lo que querría de nosotros en este momento.

Por mi parte mis dientes rechinaban ante la caca de mujer que portaba el berimbau, no podía no obviarla. Nunca tuve semejante pensamiento escatológico respecto de un ser humano, pero era lo único que esa falsa hippie me podía inspirar. Al fin, se fue, como se van todas las cosas y seguramente como todas las cosas volverá en algún momento. Los momentos son como la famosa víbora que se come su propia cola, se alimentan de sí mismos, están hechos de eterno fin y eterno retorno, son la síntesis de semejanzas y diferencias y por eso son únicos, pero diferentes a sus antecesores. De estas deducciones concluí que la mujer – caca volvería en otro momento como ya he dicho, pero sin el berimbau, lo cual me preocupó, llevándome a conjeturar las infinitas posibilidades que tendría a su mano para llamar la atención en otra no tan lejana noche. ¿Traería acaso una pandereta como collar? ¿Un violín como mochila? Estos delirios solo lograban que echara a perder el intenso frío de mi vaso, mis dedos goteaban el sudor del cristalino plástico, me llevé dos dedos a la frente, no para tenerlos, sino para enfriarme un poco. Es muy loco querer tener conciencia y locura al mismo tiempo en esta noche calurosa, húmeda, jocosa, que es un frasco de higos en almíbar, atrayente, alimenticia, mis amigos y yo somos niños golosos de sexo húmedo, faunos tocando las flautas de éxtasis, nos mataremos de locura por vivirla hasta que el astro rey tiña de dorados filamentos incorpóreos la materia circundante.

Ya trastocados de un modo más que inusual nos zambullimos en ese mar de cuerpos benditos, miramos a todos lados, yo pensaba en ese asqueroso berimbau (no me lo podía sacar de mi cabeza), nunca más desubicado, me acordé se Naná Vasconcelos, ¡que fuera de lugar estaría aquí! Tantas mujeres, tan lejanas, necesitábamos combustibles varios para llegar a ellas, pedimos más vodka, nos encendimos como antorchas de fuego sacro, ya estábamos para el chaleco de fuerza, cualquier bicho sería bueno para consolarnos en este zoológico musical. Era la hora del vuelo de buitres (nosotros) sobre la carroña (ellas).

El boliche parecía un casamiento, la pista era un crisol de edades variadas, los padres con los hijos (me consta) bailando los Bee gees. (¡qué putos!) las tetas de una vieja nos sacó, aún más, de quicio, fuimos bien al ladito para verla mejor y nos regocijamos en su seno, como debía ser, empezamos a bailar, como no es nuestro estilo, era un síntoma, una señal, el alcohol tomó posesión de nuestras dendritas, era ya el dueño absoluto de nuestra carne, de nuestras dormidas almas, un duende perverso que recoge los hongos delirantes de nuestros ensueños y los pone en escabeche para sus festines morbosos.

Ibamos eliminando nuestras posibles víctimas con juicios tajantes y con argumentos del mismo tenor, (ninguna nos daria bola, es una histérica, es cualquiera, es horrible, etc). Ese es nuestro problema, somos demasiado histéricos, no damos bola, (pero no somos cualquiera ni somos horribles). Continuamos dando vueltas y más vueltas en derredor, mirando, mirando y mirando, nos reíamos con los casos particulares que suelen acudir infaltablemente, son los bufones, los arlequines, los clowns, los hazmerreír, los cualquiercosa, entidades que surgen de conjugaciones de hábitos y factores sociales abyectos, seres humanos que cualquier censo nacional de población dejaría de lado por absurdo e inclasificable, allí estaban, más borrachos que nosotros, con el alma anulada, bailando su propio ruido, transpirados a mansalva, gritando consignas revolucionarias (armar la lucha, organizar la resistencia, ni olvido ni perdon), algunos tenían un tatuaje del Partido Obrero en su omoplato, había otro que le hablaba a una chica y se jactaba de haber presidido las reuniones de la agrupación “Quebracho” (juraría que era el hermano de Robinson Crusoe), otro hablaba de lo buena que estaba la música de Tito Puente, etc. ¡En que estado estaban y con qué coraje balbuceaban esas consignas políticas!

Como paradoja, este lugar es una maqueta de la sociedad de consumo en todo su esplendor, el concepto del materialismo materializado por doquier, por un momento pensé en ese instante si no somos como tristes latas de conserva en una góndola en esta pista de baile, quizás tengamos un precio conveniente establecido por el libre juego de la oferta y la demanda (¿libre juego?) si acaso estamos devaluados, si somos importados o no, (si acaso tenemos importancia), alguien nos compraría solo si satisfacemos alguna necesidad, pero con nuestra borrachera ¿qué expectativa podríamos saciar? Realmente me sentí sin alma en ese momento, una parrilla ansiosa de carne que calentar, ¿dónde quedé yo mismo? ¿me estoy divirtiendo? ¿es esto la diversión?, me apoyé contra la pared, me sentí un objeto de lástima, un vómito de la moral humana, me estaba traicionando (¡y cuantas noches habrá sido así!) mi persona había sido usurpada por la falsedad misma, mis principios anulados, supe así lo que significa ser un despojo de la lástima ajena. Si me vieran, ¡oh Dios!, si me vieran, no lo creerían, y acaso pensarían en dejarme de lado y acusarme de violador del sentido común que debería iluminar el espíritu de todos los hombres sobre la faz de la tierra, de este a oeste, de norte a sur, de lo alto a lo bajo, del infinito a la nada, y mas aún que un violador, un asesino de la evolución de la especie humana, del avance de las filosofías... todos estos hondos pensamientos torturaban mis sienes, estuve así un ratito más, y volví a la joda con mis amigos.

Cerca del amanecer empezó algún leve tumulto en la montonera, un agitar nervioso de manos en el aire viciado de la pista, una gritería confusa, el discjockey llamando con tono de alarmado a seguridad de modo airadamente insistente, eran diez, veinte, todos, nadie, nunca lo sabré, los chicos y yo seguíamos ahí, en el rincón de siempre, empuñando una repugnante transparencia aguachenta, mirábamos el piso de madera, una superficie atestada de envases vacíos, vasos rotos, hielos peligrosos, todo tipo de bebidas derramadas, prendas de vestir apiladas en cualquier lugar, por allí veía un desdichado desparramado en una de las mesas, varias parejas de fogosos y exultantes amantes prodigándose besos en toda piel expuesta a la intemperie, los envidiábamos, (¡por mil demonios!), pensaba, y seguro que pensábamos, el dulce momento del gran desquite, donde los roles serían los opuestos, puesto que “quien ríe último, ríe mejor”, ese era nuestro alivio. Pero la pelea continuaba, el tumulto era una masa informe de dementes sin chaleco de fuerza, un gordo colorado de furia se arrancó la camisa escocesa y se abalanzó sobre un grupito de rolingas que estaban mangueando cerveza a cuanta persona la tuviera, llevaban puesta la remera de Viejas Locas, los tiró al suelo a todos y paró en un asientito de la barra toda su humanidad, parecía una bailarina de cajita de música con problemas hormonales, contó hasta tres y se arrojó sobre ellos, de más está decir como pasaron de ser odiosos mangueros a ser alfombrado de la pista. Un fanático del Che Guevara clamaba a organizar la lucha y armar la resistencia (tal como lo adelantaba anteriormente), fue desmayado de un botellazo por la moza de la barra, que a su vez fue noqueada por un hielazo de desconocida trayectoria, algunos memoriosos indican que vieron surcar el susodicho pedazote en medio del patio, otros aseguran que rebotó en las paletas de uno de los ventiladores de techo y hasta algunos hablaban de un borracho enojado porque su ginebra estaba adulterada con agua (nosotros ya estabamos pensando en hacerlo por el mismo motivo). Sea lo que haya sido, la pobre (no tan pobre) moza se desplomó sobre la vitrina donde estaban todas las bebidas espirituosas que también se desplomaron con estrépito en el suelo y sobre el delgado cuerpo de la desdichada, la última botella que terminó de caer sobre su cabeza era la de un enorme champagne de cinco litros. La botella de ron explotó sobre el motor de la heladera, en pocos minutos todo ardió en la barra. Los golpes iban y venían, el gordo estaba tirado en el suelo terminando su rolincidio mientras tres mujeres fanáticas de Los Vándalos (banda de culto de Rosario) le clavaban las tachas de las pulseras en la panza y le escupían en la boca. Un cuzco que merodeaba por el patio mordía el tobillo de un hippie que andaba vendiendo chafalonerías a las damiselas en estado de ebriedad. El borracho que estaba desparramado en la barra se puso a orinar en la pierna de su vecino confundiéndolo con un poste de luz.

Nosotros seguíamos ahí, donde siempre, las llamas ya habían llegado hasta el cubil del sonidista, el globo terráqueo que adorna la entrada se precipitó impiadosamente sobre el cuidador de autos. Ante semejante cuadro decidimos no tomar más, acá ya no podía pasar más nada por esta noche, las minas estaban en la suya, cantándose a palos, arrancándose los pelos, los que estaban besándose se fueron urgente, los pocos sobrios (uno o dos) apenas vieron al gordo subirse al banquito rajaron como si el diablo quisiera tener relaciones carnales con ellos. Decidimos huir antes de que las cosas se pusieran más arduas, el ventilador de techo cayó encima de un cancherito que se había sacado el cinto para azuzar a las minas que torturaban al obeso (después me enteré que era el tío del gordo), su cabeza rodó por el piso y fue a para cerca del perro que bajó las escaleras llevándosela a la calle. El pobre hippie estaba rociándose la herida con una botella de Chivas que estaba a su alcance. Largaba espuma por la boca mientras cantaba el estribillo de “I am the walrus” de Los Beatles. Las seudo – artesanías se las llevó el dueño del boliche para comenzar a venderlas puesto que iba a ser el único modo de subsistir a partir de ahora....

Al fin, ignoramos de qué modo logramos sortear con éxito esta odisea infernal, el calor, el humo, el olor a alcohol, las llamas, la sangre, era nuestro querido boliche una maqueta en tamaño natural del trono de Satanás (otra maqueta más), creo que he visto su sombra proyectada en la pared, otrora blanca, siento en mis fosas nasales su olor a macho cabrio, veo con mis ojos barritas de azufre en las escalinatas de la escalera, veo las pezuñas todavía humeantes en el piso de parqué. El perro estaba debajo de la mesa del pool lamiendo la nariz de la cabeza. Por fin llegamos a la puerta de salida, decidí dar una última mirada hacia atrás, vi las escaleras por última vez, a una rubia que venía bajándolas le estrellaron un mingitorio en su testa. Arriba, sonaba la última canción que acaso sonaría en la pista, era “La montaña” del Flaco, los cimientos temblaron, toda la parte superior del edificio se desplomó, terminamos de cruzar la salida, gracias a no se qué cosa nos salvamos, en el puesto de panchos de la esquina, estaban los recolectores de basura leyendo “La Capital” bien piolas, no se habian dado cuenta de nada. Aún tenía el vaso en mi mano, lo tiré al cordón de la vereda, lo mismo hicieron los chicos. El caso es que los recolectores de basura sí se dieron cuenta de la mugre que hicimos tirando los vasos en el lugar que ellos habían limpiado. Nos gritaron ¡EHHHHH! ¡¡¡¡QUE ESTAN HACIENDO!!!! y se nos vinieron al humo. No tuvimos tiempo de reaccionar, nos desfiguraron a puñetes. Hoy estoy aquí, en mi casa, recién vengo de la guardia del hospital, tengo muchos moretones, que se la a hacer.... nada es perfecto.

23/02/03

sábado, 16 de octubre de 2010

DESPUES DEL ULTIMO PELDAÑO

Después del último peldaño de concreto, está en vos confiar que hay otro, imperceptible, ahí, donde solo podés puede ver el fondo del abismo liso, duro, concluyente. Ese peldaño está esperando que alguien le falte el respeto, que lo ensucie con polvo, que rasguñe su lisura de aire de una vez por todas. Y hay peldaños, miles de peldaños más, y hay un “más arriba”, faltas vos, faltan tus pisadas, esas pisadas que ahorrás con avaricia, poniendo todo en un plazo fijo cómodo y a tantos años como los que te quedan de vida.

Cada paso que no usaste no dejó huella, ni achicó distancia, pero te alejó de tus deseos. Cada paso que no despilfarraste en la ruleta, te hará más miserable que jugándotelo todo al número que se te cante, ese número, posiblemente haya sea el de tu calzado, que te durará un poco más en su vida útil, pero sólo eso. El peldaño, perfecto imbécil, no existe y no lo ves por que no cambiaste el cristal de tus anteojos cotidianos. Si hasta para eso estás tan vago. Vas chocándote cacharros no están a la altura de las heridas que te abren en la piel, sonrisas bufonescas y sangrantes en tus extremidades. Vas por la vida miope de ilusiones. Fijate un poco ¡Mirá! ¡Si, mirá! Y también, por favor. Dejá que podamos abrir las ventanas de tu casa para apreciarte. Pero… ni siquiera te soltás de los pasamanos. Ahí, a punto, aferrado con las uñas al hierro oxidado de la baranda. La seguridad es tu cárcel.

Allá arriba están las nubes. Acá abajo estás nublado, lloviznando suspiros, por que ni siquiera llegás a lluvia intensa, a una tormenta que excite a escribir poemas. Está en vos confiar que hay otro peldaño ahí, en que podes estar ahí, invirtiendo un paso en lo que no se ve. Allá arriba están las nubes, en tus pies están las alas para llegar. El fondo del abismo está destinado a los que se animaron a desear las nubes. El resto, sólo se hizo mierda contra el suelo al caer de una escalera de cemento.

jueves, 7 de octubre de 2010

IBA CON DEDICATORIA, PERO HOY NO TENDRIA SENTIDO

Una idea me dio a luz por cesárea ayer a las cuatro y veinticinco de la madrugada, llovía mucho, lo recuerdo, veo la calle mojada y se que llovió. Un tajo sangrante fue el precio que tuvo por pagar, por bisturí, el escriba cirujano usó un tramontina que de ahora en más usaré en los asados que me inviten mis futuros amigos, por que mis amigos serán carnívoros por derecho propio y también alcohólicos, yo los dejaré ser así, por que seré su amigo y querré lo mejor para ellos como así también querré lo mejor para mí en esta escasa vida de mosca tsé tsé con forma de ser humano dominado por teoremas y cumbias.

Y como decía, luego de las feroces carneadas que nos daremos a la vera del Paraná, saldremos a efectuar tocamientos inverecundos a las chicas en la calle, alentaremos a que se tomen de los pelos y les negaremos cigarrillos y cerveza adentro de las bailantas, por que ser lindas y húmedas no les da derecho a vivir a costillas de nosotros, los demás, por más que un libro santo haya dicho que ellas mismas hayan sido talladas de una costilla de uno como nosotros.Por cierto, a mi las costillitas me gustan sequitas y con la grasita bien chamuscada.

Muchachos ¿vamos de asado? Si, me llamo M. (no como la hija de Lito Vitale) y ayer me parió una idea que ahora está en terapia intensiva – conductista por que le costé mucha sangre.

domingo, 26 de septiembre de 2010

POLICIAS EN ACCION - DOCUMENTOS AMÉRICA Y TODAS ESAS PORONGAS

Para esos programas, las peleas, los peleadores, los delitos, los delincuentes, los criminales, los crímenes, las peleas, los peleadores, etcéterea, daría la sensación de que sólo existen entre los marginados y los marginales. ¿Acaso todo lo que muestran pasa en esos sectores? ¿Acaso nunca van a filmar a un delincuente de cuello blanco, una pelea entre gente de boliches de alto nivel? Los programas de esta calaña hacen fidedigno eco de la estigmatización criminal, de la selectividad del delincuente por parte del poder policial, hasta el punto de que la selectividad ya no pasa solamente por el estado sino también, como podemos ver, por los mismos medios de comunicación que seleccionan en el 100% de su producción mediática a personas de escasos recursos y de barrios periféricos.

Por otra parte, esa gente a la que filman, pienso, tambíen aceptan ser filmadas en ese momento, una forma de, quizás tener unos trístemente célebres minutos de fama por un problema de usurpadores o por un perro que le mea los malvones a la vecina, para luego, un día, mirarlos juntos en la casa de algunos de los otrora peleados.

Los que van a hacer notas a las cárceles jamás irán a los pabellones de los presos "VIP" o de los peces gordos, fíjense que siempre irán a los de la primera línea de fuego.

Como sea, creo que jamás veremos a un par de canas en accion con un CEO estafador o un escribano truchando escrituras y todo esto es por que lo marginal garpa.

Extraña simbiosis,
ser marginal
le garpa al show
el show, al marginal
le garpa con aire
y el aire al show
le garpa con pauta.-


miércoles, 22 de septiembre de 2010

OBSERVACION

Había sobrevivido a la desesperación, viéndolo, se podía afirmarlo sin titubeos. Ese modo de mirar el verde joven derramándose en suaves sobras sobre la vereda de la plaza eran de una mirada que supo ser tierra arrasada y ahora renace en tímidos brotes... verdes ojos jóvenes renaciendo de un leño carcomido, verlo era presenciar un milagro en sí mismo, se podía saber eso de solo mirarlo. El mundo tenía su verdadero color en sus ojos, había prescindido de la urgencia, de las fantasías, conoció el desierto de la soledad, se desgarró con zarzas de quimeras, supo tanto de la hipocresía que conoció la verdad, la suya, pero su verdad. Al menos se sabía que vivía sin mentiras. Y uno podía darse cuenta por su sonrisa. Ese hombre era feliz sin motivo para serlo. Había sobrevivido a los motivos para ser feliz. Era feliz. De verlo ver, uno, hasta sin querer, podía saberlo.

miércoles, 15 de septiembre de 2010

CIRILO ESTEVEZ - EL PEDORRETA

Cirilo Estévez tenía una singular forma de seducir. Cada vez que se le cruzaba una mina que le gustaba el tipo comenzaba a tirarse pedos. Según como él creía que venía la mano con la fémina en cuestión así usaba su herramienta de donjuán: si veía que la dama no era una presa difícil se tiraba un pedo en una sola cuota sin recargo, en un solo acto y con garantía de eficacia. Según fuera necesario llamar la atención el pedo era sonoro, pero, sino, era silencioso. Ahora, si era necesario trabajar lentamente la causa, los pedos eran intermitentes, intercalados, contados con cuentaganado de ser necesario para no sobrepasarse en las emisiones - todo seductor de buena laya cuenta con estas herramientas - y lanzados en derredor de la dama, cosa de marcar territorio a potenciales pedórratas que anden merodeando el mismo objetivo, a veces, la pedorreada se hacía en forma de "caminito" para que la señorita se viera a tentada a seguir el sendero de ese olor que la acosaba. Hasta tal punto llegaba el refinamiento de Cirilo que nunca, jamás se le conoció uno de esos flatos que vienen con "regalito para el calzoncillo" como suelen decir algunos.

Como es de esperar, Cirilo jamás cosechó ninguna victoria, mas bien, en sus ataques consechó un inmenso vacío a su alrededor en los momentos de cacería, pero a él no le importaba, creía que era el precio que había que pagar por tener una vida vivida a su manera y con sus códigos. Nadie muere mejor que el que muere en su propia ley decían los griegos, o los normandos....bueno, uno de esos pueblos.

Cirilo murió el día que se enamoró de verdad por primera vez. Aquel día no pudo tirarse pedos nunca más, hasta que explotó por los aires dejando un espantoso olor a piquete estomacal. Y la chica decía - dicen algunos - que Cirilo le gustaba de en serio.

Tal fue el destino de tan singular play boy...

domingo, 12 de septiembre de 2010

FIESTA DE LA AGRICULTURA 2010 - ESPERANZA - DE LA REINA QUE NO TUVO REINO

Creo que no hay cosa más cruel en la existencia de un ser humano que el que le hagan añicos las ilusiones. Que te prometan un caramelo y luego te digan "mentira", que te hagan llegar hasta el altar y que te dejen plantado, que te digan que ganaste, y en realidad perdiste. Y para mi no hay con qué, la gente de esa clase merece lo peor de lo peor, no me importa si obró consciente o negligentemente, merece lo peor que se le pueda ocurrir al más refinado espíritu sádico que pulule por el universo, hasta el punto tal de que la muerte sería casi una indulgencia para el criminal que, a la vez que da, quita en el mismo momento, tirando por la borda todas tus ilusiones y destruyendo con un martillo ese hermoso castillo de cristal que dijo que seria solo para vos. Es así, quien traiciona la felicidad merece toda la tristeza. O al menos es la bronca que sentí cuando, ya en la cama oía desde la tv que la reina nacional de la agricultura no era reina sino que el premio pertenecía a otra debido a "errores involuntarios" en la transmisión, en el jurado, en el que se yo y bla bla bla. Pero qué gente más hija de puta y bastarda. Pero como sea, sino, miren, miren el video y díganme si no les da bronca!!!! Ese asalto a la ilusión no se recompone con nada en esta vida!!!




miércoles, 8 de septiembre de 2010

CULTURA ROSARINA: SUSANA GAROSA O LA POESÍA BIPOLAR

El futuro, sin ser el "hoy", siempre nos da revancha respecto del pasado. Y esta afirmación se da necesariamente por implacable que haya sido la aplanadora de la historia oficial impuesta por el oficialismo de turno respecto de las"irregularidades" o "anormalidades" de la otra historia, la no contada, la de los derrotados, la de los "nadies" en un decir de Galeano. Por fortuna, para nuestro deleite posterior, siempre quedará en ese liso camino pavimentado, liso y uniforme de esa "historia oficial" alguna fisura, algún desnivel, algo distinto que nos dirá que las cosas no fueron tan como nos la contaron y ese desnivel se llama "revisionismo histórico". La posibilidad de practicarle la cirugía estética al rostro de la historia oficial me llegó nuevamente través de una vieja y enmohecida revista que dormitaba en la oscuridad de la buhardilla de la casa de mi abuela, noble señora dada a acumular en aquel lugar un montón de cosas tales como bolsitas de nylon, botellas de aperitivos diversos de sidra, maples de huevo, alambres oxidados y, por supuesto, un montón de revistas de la época, entre las cuales, se encontraba la revista "Poesía nuestra, poesía mía", más precisamente, su número 3 año XXX número 244 del año 1955 nos trae la figura de una egregia señora dada a la palabra escrita «y a la hablada también» según supieron decirme tiempo después ancianas señoras que decían haber compartido con nuestro personaje largas mañanas en los helados inviernos de la ciudad.-

La revista que hallé vuelve a traernos más luz a las tinieblas que nublan de ignorancia su percepción a nuestros ojos. Esa revista, que hubiera podido ser firme candidata a envolver huevos en la verdulería, a encender el fuego de un asado o a servir de alfombra en los pisos los días de humedad es, quizás uno más de los pocos testimonios fieles que historian atisbadamente la existencia y la obra de quien a continuación nos referiremos. Agradezcamos, entonces que esa revista sea hoy un documento histórico y no un simple y vulgar papel destinado a auxilios domésticos variopintos. Y debemos decirlo así es así por que "Poesía nuestra, poesía mía" era para su época un lobo con piel de cordero puesto que, disfrazada de inocente revista de cultura, era en realidad, un peligroso libelo anarquista que ya lo denotaba hasta en su título primitivo: "Poesía no rima con poseía» que, luego de los hechos sangrientos del golpe militar de 1930 acaecidos en Buenos Aires, sus editores se vieron obligados a cambiar por el más tenue de "Poesía nuestra, poesía mía" y aún así no bastó para que los sucesivos golpes militares ocurridos en argentina, buscasen desesperadamente hacer desaparecer todas las ediciones, si acaso ello no ocurría previamente en una fogata de la mano de decepcionados lectores considerar a la revista "una bosta poco creíble", según me confesó una de esas nobles señoras memoriosas que decían conocerla a ella, si, ella: SUSANA GAROSA, nuestra figura la del día de la fecha con escaso reconocimiento, y, por que no decirlo, nulo también.

Qué hacía una revista de esas en casa de mi abuela, y como es que había sobrevivido a tales purgas ideológicas, es un secreto que mi abuela se llevó a mi tumba, junto con su martillo, su hoz y su vestido rojo carmesí favorito, conforme lo estipuló en su testamento y que nosotros respetamos al pie de la letra puesto que era el requisito indispensable para poder heredarla, conforme nos dijo el escribano. Como sea, nunca creí demasiado en el comunismo de mi abuela. Bueno, creo que es tan difícil creerle el comunismo a quien poseía vastas hectáreas de campo en Pergamino como creerle el budismo a quien se rapa la cabeza y se hace vegetariano pero vive conectado a la computadora leyendo textos orientales mientras analiza las cotizaciones de la bolsa.

Escuetamente nos cuenta la revista que ella era conocida comúnmente como la "Su" Garosa, hija de un prominente empresario cárnico beneficiado con el Pacto Roca Runciman que fundó en el siglo pasado, por allá en 1937, una empresa que él bautizó con el apodo de su hija: La SUGAROSA, que funciona hasta el día de hoy en manos de nepaleses, vietnamitas y malayos. Mas a su historia ya nos hemos referido anterioremente en este blog y hacia allí nos remitimos. Habíamos dicho en aquel entonces que su poema "el chorigol" era la única obra que había escrito, mas hoy, habiendo ahondado más en su vida y su obra a través de la revista "Poesía nuestra, poesía mía" nos hemos encontrado con el "lado oscuro de su luna" lado que complementa y completa aquella línea precursora que formó con la famosa escuela de la "poesía orgásmica" demostrada ¿magistralmente? en el poema "El chorigol" que escribió minutos antes de su muerte. Si, ese "dark side of the moon" de su vida está conformado por una oculta y velada bipolaridad que la mantuvo en jaque durante toda su vida, pasando de la euforia olímpica a la depresión posguerra en milésimas de segundos, del amor al odio en un santiamén, del amén al fuck them instantáneamente. Semejante trastorno, como es de esperar, no dejó de influirla en su obra. En ella puede reconocerse un tema excluyente: el sexo explícito y de eso, hasta hoy, no dejamos ninguna duda al respecto. En lo que su bipolaridad se manifiesta es en su técnica compositiva para tratar el tema que tomando referentes podemos mencionar que está a medio en camino entre aquella Alejandra Pizarnik de ayer, de hoy, de siempre y la de hoy, gracias y nunca más, Belén Francese. Su vida es la vida de una "ella" dividida en dos "ellas" hechas una: esa, la que siente lo mismo que las dos que lo dicen de distinta manera.


La una en las elevadas nubes retóricas que difuminan dulcemente los rayos del inspirador Febo evitando de esa manera dulcificar muy demasiado empalagosamente el néctar y la ambrosía que Io, Euterpe y Calíope siembran en los fértiles valles del Olimpo, ellas mismas elaboran artesanalmente para luego derramarlos abundantemente con sus cornucopias sobre la pluma de fuego empapadas de las tintas sangre de macho cabrio galopante en celo con la que Susana, la bifronte, incesantemente desparrama lúbricamente sobre una hoja blanca y virgen que, trazo a trazo, es desgarrada por una irrefrenable pasión digna de titanomaquias eróticas viriles, sublimes, egregias, nobles, buenas sanas, lícitas, prudentes y, a la vez, delicadamente osadas. En en su genio que el tótem y el tabú se explayan con tal refinamiento que pueden tratarse en las bocas qeu lo propalan con total inocencia y castidad, labia de ángel, verbo níveo y alado, adjetivo luminoso y celestial, música de las esferas, gorjeo fraseado y canoro, libidinoso almíbar de letras azucaradas, gramática no apta para diabéticos. Tal era su gracias que no faltó quien haga el gracioso juego de que su poesía orgásmica era «poesía origámica» en alusión coqueta a las formas de papel de origen nipón, es que es así, en esta, una de sus ellas, todos es juego inocente y grácil, salpicón de luciérnagas en la noche, salpicón de astros en la bóveda celestial. Y esta última descripción es su poesía, un fragante universo de amor, una arquitectura delicada, pero no por ello menos fuerte y contundente directa hacia el corazón del lector.

La otra, lejos de las alturas, es el descastado y aborrecible precipicio, la descocada letrina hacia la que se deyectan las podredumbres todas del universo todo que allí se mezclan, se procesan, se asimilan, se cuajan, se emulsionan, se confunden, de avulsionan, se acceden, se aluvionan, se mixan, se contaminan, las unas de otras. Ella es el receptáculo de todo lo infame, de la canalla, del bacilo sádico nacido en la caja de petri más infecta que enferma lo sano y roe malvadamente la salud ubicada en el anaquel más decrépito y sucio del laboratorio del mismísimo Belcebú. Y no solo acumula toda la baja calaña nacida en los zanjones con agua estancada de los barrios putrefactos de la galaxia ya que, al igual que un sapo fumanchero, al igual que una vaca empastada que busca explotar desesperadamente como una canción de Neruda, ella de despachan a pura regurgitación explícita, lírica y chabacanamente a través de una forma escrita que es un atentado a la escritura, no ya como arte, sino como modo de comunicarse en sí mismo. La obra supurante de este basilisco suena a gárgara de rockero moribundo y empastillado en sus veintisiete años -linda edad para que un rockero muera como un bello cadáver-, a riachuelo empetrolado bordeado de chaperíos encimados y desbordantes de patetismo. Cada una de sus letras es una célula anómala, cada palabra es un pólipo, cada estrofa es una metástasis, toda su obra es un cáncer terminal ramificado, bajo, abyecto, desalmado, promiscuo, demente, incestuoso, escrofuloso, dodecafónico atonal, neoliberal, marxista, judío, ateo, homosexual, musulmán y raeliano, directo como un rayo mortal, sin medias tintas, al grano, al palo y a la bolsa, una guillotina drástica, sexópata, disciplinada, insensible. Esta ella escribe desde ese lugar donde el hondo bajo fondo se subleva para erigirse en un siniestro obelisco, un gordo y venoso símbolo fálico cuya superficie esta inscrita con letras de materia fecal.


Ellas, dos, la una y la otra, son ella, ella sola, Susana Garosa, "Su" Garosa, la chorigolera rosarina. La "poetisa" -le decían- en un ingenioso juego de palabras que aludían a su pretendida calidad de escritora y a su metro treinta y cinco de estatura. En definitiva, ambas escriben de lo mismo pero distinto, sobre el deseo, la pasión, la soledad, la carencia , el encomio de la carne, la promiscuidad, el sexo desenfrenado y promiscuo que no se presenta a la ocasión pero que tampoco se le ofrece, muy a pesar de aquellos atributos que la carencia de estatura otorga usualmente a las damas con ese requisito.


Y fue en, señores, «Poesía nuestra, poesía mía» que encontré , aparte de la somerísima biografía de Susana Garosa este poema donde se nota ostensiblemente la bipolaridad a la que referimos y describimos en extensión párrafos arriba. Demás está decir que esta publicación fue hallada en la sección «Correo de lectores y escribas amateurs» en tamaño de letra tipo clasificado y siendo uno más de otros treinta en la misma página. Es por eso que, como dije al principio, éste es un verdadero hallazgo, es como hallar, entre tanta piedra, una pepita de oro. Quiera que el tiempo nos traiga otro poco más de historia de nuestra querida Susana Garosa, y termino esta historia con su poema sin título que, en homaje titularemos «Bipolaridad».-

BIPOLARIDAD

Hombre, te busco en mi sed y en mi hambre
anhelo, señor, un banquete de tus dones
te ofrezco mi virtud dormida en sangre
dale, chongo percherón, bajate los calzones
y hacé de mastil que yo hago de enseña patria
flameándote a los cuatro vientos y a los gritos
gritos de flor saciada en tu agua bendita
como un mar que no se cansa de saciar los riscos
una arena que no cesa al mar contenerle su ansia
y yo de ser tu nena mala que quiere chirlitos
y una buena mamadera que me quite las ganas
de querer tomar mate en bombilla de piel humana
infusión, alabada esmeralda, me exalta, fuego dormido
eres mi color preferido, fuego rubí, caña quemada
mi budín de pan, mi pato a la naranja
juntos hagamos un copetín a pura jarana
vos me das tu salamín, yo te rifo mi empanada
hay un solo numerito en toda la jugada
y es para vos, así que andá cantando ¡Bingo!
Hagamos de nuestro encuentro
un Olimpo inmaculado y puro
es de vos mi apetito fino, femenino
al verte a vos tan potro y tan duro
vení que te dejo blandito
te cabalgo feroz y sin apuro.
Hombre, te busco en mi hambre
son y alelí, puro pétalo y estambre
vení, y dame un happy hour
que a esta hora, mi chichí tiene calambres.


lunes, 30 de agosto de 2010

ILACIONES DE BARGUT, EL RUTAMARO

Dijo Bargut a los carpinchos isleños: "Esta es la trasnoche de mis pensamientos, es el dos al precio de uno de mis sentencias, es el happy hour de mi sabiduría, los emborracharé de luz, los curaré de las sombras. Esta ocasión, mis queridos, es el outlet de la sapiencia"

Y los carpinchos chirripiaron: Eh, largá la posta Bargú
Y Bargut dijo: "Este, muchachos, es el apocalísis, pero sin lo jinetes, sin la bestia, sin el séi séi, sin la protituta y sin lo muerto que se levantan de la tumba"


Los carpinchos volvieron a chirripiar: Largá Bargú o nos vamo a pastar


Entonces, Bargut inspiró un chorro de aire fresco, límpido, rebosante de frescura, cerró los ojos y sus párpados cerrados transmitían tal quietud y tal profundidad que los carpinchos enmudecieron como si estuvieran viendo el hongo de una bomba de hidrógeno. Entonces, Bargut se tensó y parecía que de un su interior iba a salir algo que cambiaría el orden total. Los carpinchos comenzaron a chirripiar de éxtasis ante lo desconocido por venir del interior termodinámico de Bargut. Entonces, Bargut abrio los ojos y dijo:

- No che, disculpen, pero hoy tengo muy los pies sobre la tierra y no me sale decir de esas cosas que no se entienden pero que suenan lindo.

- Pero Bargú que pasa che, nos tás forriando vó - chirripiaron los carpinchos reventados de bronca.-

- Paren boludos, paren ya me va a salir, es que... es que... estuve enamorado, y creo que aún lo estoy, y que algo de todo eso me cambio, y quizás el sol que siempre tiene su mismo color hoy me parezca de otro color, que quizás mi corazón sea más sabio, que quizás la lluvia me resulte más amarga al verla caer triste desde ese cielo de gris y de hielo que todo lo cubre. Y sepan, boludos, que, ida la fantasía solo me queda ilustrarlos, ya no con lo que nunca fue, sino con lo que ha sido, ya no más con espectros y ectoplasmas de incomprobable existencia, ahora ha de ser con uñas que se hundieron en la tierra, con dedos desgarrados por ganchitos de abrochadora mal abrochados, no les vengo a ofrecer pócimas de brujos errados, les vengo a ofrecer vino en cajita a cinco pesos en el supermercado coreano.-

Ante esas palabras los carpinchos se fueron al supermercados, y Bargut, se quedó llorando.

Y así era cuando Bargut y los carpinchos se juntaban cada tanto...

sábado, 28 de agosto de 2010

NADA NI NADIE


Nada ni nadie

es para siempre

excepto vos

poseedora del don

de poner sin mas

donde había un punto final

una coma

o un punto y coma.

Es que no hay

Nadie más eterno

Que quien puede corregir

De otro su autobiografía

Con su propia letra

Con su propia rima

Con su propia prosa

Relatando las vidas

Que no volverán

Sino releyéndolas

En ese, nuestro libro

Que se escribe

Día a día

Con diversos textos

Con distinta tinta.

domingo, 22 de agosto de 2010

PEQUEÑOS CAMBIOS DE LO TAN COMUN

Después de tres meses de no hacerlo, volver a repetir el trayecto rutinario de todos los días durante trece años y medio una vez más me motivó a hacer un juego que de modo casi inconsciente y casi lúcido a la vez realizo, ver los cambios desde aquella última vez hasta esta última vez. Es fácil, si percibimos la evolución en el día a día no nos damos tanta cuenta de lo cambios o, más bien, no nos resultan drásticos. Pero si pasa lo contrario, los cambios nos resultan drásticos y da lugar a soltar a los cuatro vientos: “Pucha, cuánto cambió todo desde la última vez”. Y acomodándome en el preludio me dije “Pero son tres meses, boludo, no vas a encontrarte con grandes novedades en los cuarenta kilómetros de viaje por la ruta 9”. Si, es verdad, no me encontraría con que el oeste ahora es el este ni con que el cielo es la tierra, pero a lo que iba es a esos pequeños detalles del paisaje que corría detrás de la ventanilla y adentro del ómnibus. Quise ver cosas que no vi durante todo ese tiempo aún sabiendo que no encontraría una gran revolución, pero quizás, si, pequeñas revoluciones dentro de ese continuum monótono. Y recuerdo esto:

1.- El chofer del ómnibus de ida nunca lo vi en mi vida.

2.- Corroboré que el descuento docente corría días sábados también.

3.- Hubo un leve desvío de trayecto del ómnibus a la altura de la terminal, en lugar de ir por Urquiza dobló en Cafferata y siguió por Santa Fe. Luego, supe que era por uno de los famosos corralitos de Aguas Santafesinas.

4.- Al llegar a la circunvalación, vi lo avanzada que estaba la construcción del tercer carril sobre el puente, vi grandes cantidades de tierra agregadas a los costados.

5.- Pasando Fisherton vi las nuevas canchas de tenis del Mago Coria, y casi llegando al aeropuerto una obra destinada al mundial de hockey había avanzado bastante. El puente de acceso al aeropuerto estaba avanzando, se habían terminado los rulos de acceso y habían cavado en las zanjas más profundamente.

6.- En Funes pusieron unos cartelitos rústicos indicando los nombres y las alturas de las calles.-

7.- La ruta a012 que cruza con la 9 está mejorada a la altura del cruce anteriormente había unos badenes capaces de detener a tanques de guerra.-

8.- Arriba del ómnibus había un cartel que rezaba que hasta que la ley que dispone el 50% de descuento para estudiantes universitarios no estuviese reglamentada y publicada en el Boletín Oficial, se seguiría cobrando con el 25% de descuento.-

9.- A la vuelta, el chofer también era otro que jamás vi.

10.- En Roldán, del otro lado de la ruta, en una casa a medio demoler habían construido un galpón por encima de ella. Era pintoresco ver a una casa adentro de un tinglado.-

11.- Del otro lado de la ruta, a la altura de la AO12, vi a una parrillada que se anunciaba por allí funcionar por vez primera, logre distinguir a un asador cocinando costillares enteros a la estaca.

12.- Pude ver a lo lejos el nuevo estadio donde se jugará el Mundial de Hockey con sus luces encendidas en el Jockey Club.

Y estos fueron todos los cambios que pude ver, todo el resto me pareció tan común como siempre. En definitiva, es justo lo que me esperaba y nada más. Y pensar que en aquellos primeros años todo ese trayecto que parecía mágico hoy me resulta tan común. Es que me resisto a creer que no puede no haber cosas nuevas que le busco esos detalles al cuadro. Quizás esto explique mi embelesamiento por el “Jardín de las Delicias” del Bosco.

martes, 17 de agosto de 2010

FIELES CUSTODIOS

Terminal de ómnibus de Rosario, medianoche del domingo.

jueves, 12 de agosto de 2010

LOS STENCILS DE ROSARIO - POR IGNACIO FOSCO



Tiempo atrás, Nacho me pidió autorización para usar material de rosario stencil a los fines de realizar un corto para una de las materias de su carrera. Este es el resultado. Es lindo ver que eso que uno hace de puro gusto en algún momento también sea útil para alguien. Agradezco los créditos y la nobleza de pedir permiso, cosa no muy común hoy en día.

martes, 3 de agosto de 2010

SOMOS MELODIA

Marco creía que la existencia de cada persona es una melodía en constante ejecución, y también pensaba que alguien se ponía a silbar lo que en ese preciso instante se le ocurría o si en cualquier instrumento ejecutaba lo que le viniera en gana, esa persona podía darse el gusto de escuchar algunos sonidos de esa melodía que era. Acaso cabría preguntarse si Marco se preguntaba si alguien era capaz de escucharse a sí mismo aunque sea un poquito su propio tema. Y me atrevo a preguntarme si Marco se preguntaba más todavía: ¿Cuántas personas, hoy por hoy, podrían darse el gusto de saberse constante melodía que fluye incesante como un río que solo es silencio, tan solo silencio por que nadie quiere escucharse? Para escuchar nuestra propia canción hay que frenar el vértigo y el ruido, el apuro y el estruendo, suprimir la urgencia prescindible, lo impostergable perecedero. Buscar un poco de esa melodía nuestra, un poco de esa música, escucharnos un poco, aunque nos pegue más de la cuenta hacerlo, nos haría muy felices. Creo, me pregunto ¿Hubiera Marco podido responderse así a sí mismo?