martes, 29 de diciembre de 2009

Y SI FLORECE LA FLOR DE PÁJARO FLORECERÁ TAMBIÉN LA MEMORIA CON SUS RECUERDOS


Suerte que en el mundo las cosas existen y se dan. Suerte también que existen quienes las cuentan. Suerte, oh, si, que me viene en gana contar cosas. Y muchas cosas. Por ahí son tantas que uno suele embotarse y olvidarse de las mismas de tantas que son. Ahí aparecen los huecos inspirativos, la nada estelar, el maremoto de la inercia, el estancamiento caótico. Si, el caos, el caos que enloquece y embarulla hasta maniatar y quitar toda inspiración al escribiente, y simplemente por que uno no puede encontrar dentro en el caos del ovillo de Ariadna la punta para comenzar a andar un camino, ya no importa cual, pero al menos un camino donde todo pareciera ser más de lo mismo. No hay vuelta que darle estimado lector. Sólo se sale de la complejidad a través de ella.

Toda esta introducción para decir solamente que el post de abajo me inspiró este post que es sumamente contable y que hoy, justo hoy, encontró su momento de ser publicado porque tiene relación con el tema que surgió en los comentarios más que nada. Agradezcamos entonces, a los comentarios de todos aquellos no abducidos por facebook, que hoy esté contando ésto:

Una de las múltiples tareas de mi trabajo consiste en liquidar sueldos, hacer los correspondientes recibos y perseguir a la gente para que los firme. Costó acostumbrarlos y ahora vienen solos, no hizo falta aplicar métodos tan drásticos como para los pobres caracoles, bastó con amenazarlos con que no se les depositaría el sueldo el próximo mes si el recibo no estaba firmado.

Erase un verano caluroso de hace ya unos cuantos años y nuestra oficina se vio invadida por unas cuantas hileras de hormiguitas coloradas que merodeaban por todos lados. Tal era la invasión que nos vimos obligados a no tener que llevar nada azucarado o comestible alguno puesto que al día siguiente nos encontraríamos comiendo puré de hormigas con el riesgo de que, al cepillarnos los dientes encontremos hormigas en los intersticios dentales.

Uno de esos días vino un trabajador del ramo a firmar sus recibos. Mientras firmaba, aplasté con mi dedo índice a una hormiga que correteaba por el nerolite de la mesa. El docente ya había estampado el trazo de su firma en el recibo y mientras arrancaba el duplicado para entregárselo me increpo muy seriamente y ante la mirada de mi compañera de trabajo:

- ¿Qué te hizo la hormiguita para que la mates?

Sorprendido por tan gigantesca preocupación por tan irrisorio holocausto le respondí:

- Nada, pero molestan.

- ¿Pero en qué te molestan? ¿Te hizo algún daño?

- N. Estamos invadidos por estas hormigas y nos tienen cansado.

- Pero no la hubieras matado -
me dice, la hubieras tirado al suelo.

Diciéndome esto último se fue serio y ceremonioso.

Mi gesto, luego de que la persona se va, es instantáneamente morderme el labio inferior y luego reírme. En nuestra oficina, siendo que podemos esperaros cualquier reclamo o cuestionamiento siendo que somos los liquidadores de sueldos, solemos esperarnos muchas cosas, pero jamás se nos hubiera dado por que se nos cuestione ésta que cuento.

¡Qué me hizo la hormiga a mi! Nada, justamente nada. Pero tuvo que pagar el pato por todas sus amigas que un día me invadieron el paquetito de las 9 de oro y un sanguche de miga. Ella, una hormiga solitaria, respondía por todo el universo de hormigas en ese momento.

Pero si mi índice hubiera tenido que matar a la hormiga o a su abogado defensor no hubiera durado en empalar y embadurnar con jalea real al abogado defensor y entregarlo a la hormiguita y a toda su colonia para que le devoren hasta la médula. Nunca nos olvidamos de aquella anécdota y de ese cuestionamiento por haberle robado una efímera vida a un exoesqueleto de tres milímetros de largo.

Es que, sepan disculparme, pero me puedo bancar que me recriminen ser cruel con los animales - y no lo soy - pero que ya me estén endilgando ser cruel con los insectos ahí me les planto y me les cago de risa y, llegado el caso, no lo banco. La nimiedad de UN insecto es justificativo suficiente para desconsiderarlo. Venga a bien la crítica si mi accionar atentase contra toda la especie, pero UN insecto....no. Eso sí que no.

Por otra parte se me ocurre ahora ensayar respuestas posibles a la pregunta de ese señor y podría haber respondido:

1.- - Esto, N. lo hago por tu culpa, porque no te tolero, no me gusta tu firma en los recibos, no me gusta la forma de tu barba y ese aire de teórico marxista que destilás en toda tu ontología. Lo hago así porque hay un Código Penal Argentino que me castiga con reclusión perpetua si acaso quisiera hacer lo mismo que hice con la hormiga pero con vos. Porque si, quiero matarte ahora mismo, pero como no puedo me la agarro con la hormiga. La putamadrequeteremilpario, esta hormiguita sos vos y mirá mirá mirá (mientras la hago puré con el dedo índice).-

2.- Siempre he detestado a los comunistas, los zurdos y todo lo que tenga que ver con ellos N. Al ver a una hormiga roja no puedo evitar aplastarla con todas las fuerzas que exhalan todos los odios de mi ser. Aparte las hormigas viven en colonias, trabajan comunitariamente todo eso, que me suena a marxista, leninista, trotkista y toda esa sarta de lacayos del capitalismo que no me vienen a gracia. Por eso tampoco me gustan las corridas de toro, por la capa roja.

3.- Creo en la reencarnación N. y creo que toda cosa que reencarna en una hormiga es porque está a punto de llegar al Nirvana, puesto que, siendo hormiga ha alcanzado el grado máximo de pusilanimidad en la cadena biológica. Es por eso que las mato, para que lleguen al Nirvana y conozcan el verdadero rostro de Brahma, que es muy parecido al de Kurt Cobain con mucha cerveza encima.

Pondré solamente tres porque compromisos asumidos me indican que debo irme a despedir el año por ahí.

Arrivederci

sábado, 26 de diciembre de 2009

CARACOLESFEST - BIRRA Y JARDINERIA

La Strelitzia reginae produce unas flores hermosas. Se la conoce simplemente como Flor de pájaro, Flor del ave del paraíso, Estrelicia, etcétera. Yo la conozco como Flor de pájaro a secas. Desde que tengo memoria es una planta grandota que ocupa una generosa parte del jardín de la casa de mis padres. La contrapartida de la belleza de sus flores es el tamaño pantagruélico que adquiere la planta con el correr del tiempo, cosa se que solucionaría con una poda habitual que habitualmente no se realiza. Durante el 25 para superar la abulia propia del día y con el fin de usar apropiadamente las calorías ingeridas de más, quien suscribe se dispuso a podar, tijera y hacha en mano, a la susodicha planta. Todo un día llevó la faena. Cada tallo desprendido hacia que me encontrase cara a cara con un generoso reino de artópodos y gasteropodos, por no decir bichos bolita, arañas, cucarachas, caracoles, babosas, y demás bichos.

A eso de las siete y media de la tarde terminé. La planta de flor de pájaró pasó de tener un aspecto afro a tener un aspecto punk. Terminé la obra cortando los yuyos bajo la dirección de mi padre indicándome donde había cultivado pimientos, cebollas y rabanitos para evitar que mi desconsideración botanica arrase con sus cultivos.

A la nochecita, dada la canícula imperante que originaba que ningún bicho tenga ganas de entoncar sus cánticos nocturnos madre, padre y yo nos pusimos a charlar sobre termodinámica y peinados de vecinos en la humedad del patio. Y allí , mientras mi madre me mostraba una lamparita halógena que le regalaron por comprar un libro sobre botánica al Reader´s Digest, fue que me dijo sobre cómo matar caraoles: Dándoles cerveza. "Vos poné un poco de cerveza en un culito de botella de plástico y mirá como se van a tomar cerveza" me dijo. Recordando que había una botella de cerveza negra abierta en la heladera, corgé una botella de gaseosa, le puse cerveza y la llevé cerca de la flor de pájaro. Para acelerar el proceso, junté dos caracoles que había en los tallos y observé. Los resultados son estos:


1.- Fue ponerlas cerca y pararon las antenitas

2.- Catando origen, cosecha y varietal del lúpulo

3.- Se van poniendo de acuerdo en cómo atacar el vital líquido elemento

4.- Va a la carga, al chupi directo.

5.- Muere en su propio vicio.


Después de esto advierto que estoy pronto a ser víctima de Greenpeace, de la Sociedad protectora de animales, del INADI, de la Fundación Vida Silvestre, de la ONG "Caracoles en fuga: No nos detendrán, no pasarán", de las maldiciones de San Roque, de la Logia Zoológica de Cuttini. Yo les digo que me cago en la ley Sarmiento y en ustedes. Es más, mucho tiempo atrás eramos muchos los que le dabamos cerveza a "Quilmes" aquel cuzquito que merodeaba por el under rosarino. Me hago cargo. Mi confesión es no positiva pero confesión sincera.

Oh Dios, veo que viene el Rainbow Warrior con los cantantes de Rata Blanca dispuestos a lincharme...el oso de Cutttini también NOOOOOOOOOOOOOOOOOO

miércoles, 23 de diciembre de 2009

domingo, 20 de diciembre de 2009

POR UNA NAVIDAD CON NUESTRO COLOR Y NUESTRO SER NACIONAL

Aunque lo quisiera, no podría evitar que los daimones desborden con sus torrentosas aguas de preguntas el dique de mi parsimoniosa plástica cerebral justo en el momento en que el tramontina se hunde en la esponjosa piel de un pan dulce con frutas, almendras y nueces que, a razón de una tajada promedio, posee, calculando a ojo de buen cubero la nada despreciable cantidad de 600 o 700 calorías. Esto que cuento me sucedió no una vez, sino varias veces durante mi vida. Un pan dulce, un paquete de garrapiñada, un budín marmolado con chips de chocolate, era motivo para detenerme a pensar un buen rato sobre el porqué acostumbramos consumir alimentos con tantas calorías siendo que las épocas festivas de navidad, fin de año y reyes no bajan de los veintinueve grados centígrados promedio en esta parte del mundo. Y lo que partió con dudas sobre los hábitos alimenticios durante las fiestas de fin de año se prolongó al total del corpus de tradiciones que hacen propias a éstas fiestas. ¿Por qué carajo es que, cagados de calor, adornamos un pino nevado, porqué el papá Noel que trae regalos viene en un trineo volador tirado por unos renos que por estos lares morirían reventados por la canícula de traje y etiqueta siempre presente en estas fiestas?

Me detengo un poco en el tema de los Papá Noel de los centros comerciales. Les juro que cuando veo a esos fantoches disfrazados de rojo y blanco con una tupida barba contratados por los centros comerciales para posar en las fotos con los nenitos sinceramente me apiado de ellos. Creo que después del confinamiento a Sierra Chica, estar seis horas disfrazados de Papa Noel a la entrada de un centro comercial es la peor condena que le puede tocar a un delincuente, aunque haya aire acondicionado central, porque con esa tela polar el calor se sufre de todas maneras, tener que sonreír a todos los niños sonrientes portando sus paquetitos con la nueva play, con suerte, sentado, sin poder ir al baño – un papa Noel cagándose o meándose no es muy festivo que digamos – preguntarles el nombre a cada uno… abrazar a Lautarito, a Josesito, a Pía, a Catriel, a la Pili, a la Pipi, y fotos, y fotos, las gotas de sudor que se les escurre por la barba, las bolas que se les paspan por el raspar de la tela. Una cagada. El laburo de disfrazarse de Papá Noel es una reverenda cagada. Es más leve Sierra Chica que eso. Estoy seguro.

Sigo entonces con el tema primero. A ver me digo ¿Qué carajo son estas tradiciones que nos obligan a festejar como si estuviéramos en invierno siendo que estallamos de calor? Pensemos ¿Dónde hace frío en los días de diciembre? En el hemisferio norte. Y no es errado pensar que cuando decimos hemisferio norte decimos América del Norte y, primordialmente, Europa. Explicando a esos lugares podemos explicar el por qué festejamos unas fiestas con símbolos y tradiciones más propias de un invierno que de un estío. Es decir, como tantas otras cosas, copiamos el modo de festejar las fiestas de fin de año como las festejan en Europa. Y así sí entendemos que el pan dulce tenga tantas calorías, que el pino esté nevado. Allá arriba del mundo se celebra así, comiendo cosas calóricas para aguantar el frío, se arma un arbolito que allá está nevado de verdad, donde la gente está toda abrigadita cantando villancicos en una hogar a leños – si nosotros haríamos lo mismo nos convertiríamos en pollos de rotisería – allá trinchan pavos por que no tienen la carne vacuna que tenemos por acá. Es más, el reventado Papá Noel fue alguna vez un Santo Europeo, obispo, preso por Constantino que luego las vueltas de la vida, y gracias a la empresa Coca Cola salió vestido de rojo y blanco y en trineo tal como lo conocemos hoy.

O sea, mis queridos lectores, todos estos festejos de fin de año, están teñidos del carácter festivo de las potencias centrales del mundo.

Dejemos fuera de este cuestionamiento el hecho de lo universal de estas fiestas. No discutamos sobre el origen cristiano del 25 de diciembre que fue más convencional que real. A un papa se le ocurrió que Cristo nació un 25 de diciembre – de hecho toda religión no es más que un cuerpo de convenciones ocurridas a un grupo de ciegos, de sordos y de mundos que acomodaron lo que debía ser la fe y lo que se debía creer pura y exclusivamente en su propio provecho, con lo que podemos decir tranquilamente que la religión es fenómeno más económico y de poder que un hecho místico en sí –. O sea, las fiestas de fin de año se festejan en todo el mundo. Dejemos de lado que estas fiestas tienen un fondo más comercial que religioso últimamente. Eso también pasa en todo el mundo y no es el propósito de este opúsculo entrar en ese terreno. A ver si me explico…

No se trata de no festejar estas fiestas, al contrario, se trata de festejarlas pero A NUESTRA MANERA y acorde a la estación que nos toca vivir. Ya no quiero ni pinos nevados con pelotitas multicolores ni regalos colocados en la chimenea, ni alimentos capaces de dar más energía que Atucha 1 y 2 juntas. No, quiero una navidad latinoamericana, una navidad de verano, un fin de año tropical, en ojotas y shorcitos. Basta de festejos a la Europea y a lo yanqui. Tenemos cosas para cambiar esa cultura adoptada para adaptarla a nuestro contexto. Adoptamos las fiestas navideñas, si, pero las adaptamos conforme a nuestra propia identidad. Con esto último no quiero decir que tal sincretismo no haya sucedido, pero son los menos, los podemos ver en las zonas donde aún esta sociedad demente y caótica no ha llegado en todo su esplendor. La idea de este escrito es pegarle una patada en la entrepierna a las grandes urbes, a las grandes masas, para que estas fiestas tengan un color, el nuestro y no el del hemisferio norte.

Es por ello que se ha considerado interesante adoptar unas jacobinas y efectivas medidas, no para cambiar en lo futuro, pero si para sembrar el germen de de lugar a estas nuevas identidades festivas que proponemos.

Las medidas son las siguientes.

1.- Decirles a nuestros hijos que Papa Noel no existe ni tampoco los renos que vuelan ni los trineos flotantes.

2.- Reemplazar la figura de Papá Noel por la del Papá Perón y Mamita Evita. Ellos sí existieron, regalaron y cumplieron a todo el pueblo. Perón dijo lo mismo que Jesús aunque con distintos términos “Los únicos privilegiados son los niños”. Esta frase es el sustento teórico más importantes para reemplazar a Papá Noel por Perón. Por otra parte el peronismo es pueblo y es fiesta. Otro sustento teórico de vital importancia para votar esta moción.

3.- Olvidarse de tomar Coca Cola. Símbolo del imperialismo degradante y antinacional que instauró esa imagen servil del viejo Papa Noel que solo sirve para torturar a convictos y para consumir mucha Coca Cola. Sin dudas esta moción será defenestrada por los consumidores conspicuos de Fernet. Pero deberán entender. O toman el fernet puro o bien con granadina. No hallo de momento sustituto más argentino ni popular a la Coca Cola. Los sustitutos de bebidas colas también deben desterrarse para tener unas fiestas con tinte del hemisferio sur.

4.- Chau pan dulce, budines, almendras, avellanas, nueces, garrapiñadas. De postre sólo ensalada de frutas, helado, canapés de alcayota, arroz con leche, budín de pan o flan casero. Si bien no son lo menos calórico, son lo más propio de nuestro ser argento.

5.- Olvidarse de hacer un pavo relleno costumbre europea y ajena a nuestra identidad. Sí se permiten como hasta hoy los animales asados, lechón, cordero, parrillada completa. Ensaladas, de papas y huevo duro, mixta, las que desee.

6- Nada de comida gourmet o sugerencias que provengan del programa de El Gourmet. Este canal es un emisario propalador del imperialismo del grupo Clarín a las órdenes de Condolezza Rice y Benedicto XVI. Son antipopulares y eso se evidencia en las recetas cuyos ingredientes sólo pueden conseguirse en lugares raros y a precios elevados que privativos de los sectores bajos.

7.- Decirles a los niños que en las chimeneas no baja Papá Noel sino decirles que allí el diablo les muestra el culo y les tira pedos con olor a perro podrido. El lugar para poner los regalos será el asador. Y si no hay asador será en el horno de su casa.

8- El pino se prohíbe como árbol navideño. Cada región adoptará su árbol más tradicional. En el litoral será el ceibo, en la Patagonia la araucaria, en la pampa el ombú, en la Mesopotamia la palmera yatay.-

9.- Se prohíben los villancicos que digan “Navidad blanca” o hagan referencia al invierno o al hemisferio norte. La única música admitida para las solemnidades será la Misa Criolla de Ariel Ramírez y el conjunto “Navidad nuestra” compuesta por el mismo dúo. Para la pachanga, cumbia, y cuarteto. Se tolera escuchar “Bajo fondo tango club”.

10.- Las navidades se hacen en familia y en la casa de familiares. Ir a comer afuera es un acto imperialista y antipatriótico.

11.- Fuegos de artificio si. Porque son lindos y divertidos. Eso si, que sean de Fabricaciones Militares Argentinas. Nada más argentino que el buscapiés, la cañita voladora, el tres tiros, la bomba de estruendo y el bolón explosivo Júpiter. Los fuegos artificiales grandes y de colores son de latino europeizado garca.

12.- Volver a festejar reyes como debe ser y los regalitos que vengan en esa época. Reemplazar los camellos por llamas, vicuñas, pollinos o antas, leones marinos, orcas o ciervos de los pantanos. Los cóndores también sirven.

13.- Otra variante para reemplazar a Papa Noel es ensalzar esa figura antipatria por la del Gauchito Gil, que le robaba a los ricos para regalarle a los pobres. Toda una medida patriota y reivindicatoria. Basta de enanos explotados en el polo norte. Nada mejor que un gaucho matrero y pendenciero que establecía la justicia distributiva en esta parte del continente.

Creo que es poco, pero al menos será un cimbronazo para sacudir la modorra antipensamiento para la sociedad actual.

Por unas fiestas de fin de año universales y felices, pero con nuestro propio ruido y nuestro propio color. ¡¡¡SALUD!!!

lunes, 14 de diciembre de 2009

EDIPICA





Entonces

MAMA

sangraremos

Entonces,

morderé tu mirada

Entonces,

me ahorcarás de mentirita

Entonces

besaré tu espalda de hielo

Entonces

me darás navajas

Entonces

corromperé mis celos

Entonces

Lloraré tus ramas caídas

Tus sidras de Lerna,

Y ¿Por qué no?

Tu agua florida.

Y también, claro

Tu enagua sangrante

Entonces mamá,

chupame esta herida

Sana sana

colita de rana singada

Entonces

bostezaré escolopendras

Entonces

me bautizarás con ciempiés

Entonces

Te acuñaré en monedas de chocolate

Y JUNTOS

Arrancaremos precipicios de nuestras axilas

Observaremos en los astrolabios

Un plano axial de nuestro vínculo filial

Madre, bombachita de goma,

cagame la vida

Madre, Sodoma y Gomorra

Parí tus heces como si yo fuera de oro,

Madre, muñeca de goma

transpirá cuasifeliz una lluvia dorada

Soy un maniquí travestido de vos.

Entonces, mamá, agusanémosnos

Por que me-te-nos falta algo.

Ego.

Hago.

Hacemos

sábado, 12 de diciembre de 2009

NO ES LO MISMO....

Emerson Lake & Palmers


que

The Palmers



----º----
Hermética


que

Hermeto

----º----


Los Simpsons


que

Los King Crimson

----º----

Los Bee Gees

que

Los Parchís

----º----

Michael Jackson


que Jackson Do Pandeiro


martes, 8 de diciembre de 2009

A LA POSTRE NO FUE UN OVNI, PERO...

El reciente desenlace del caso de la familia desaparecida me quitó la ilusión de que todo, finalmente, fuera obra de los ovnis. Porque si, yo creo que Fabio Zerpa tiene razón, todo lo que no tiene explicación termina en Dios o en los extraterrestres. Oh casualidad... ellos tampoco pueden explicarse aunque muchos creen poder explicarlos a través de la irracionalidad o el fanatismo. Como nadie podía explicar cómo una familia podía desaparecer, comenzaron a explicarlos a través de las ciencias del absurdo o de las excepciones, apareciendo de la noche a la mañana un ejército de patafísicos dispuesto a explicar lo que hoy se explicó como un simple accidente que nadie vio, no pudo ver o no quiso ver. Todo estaba más a la vista de lo que parecía, como aquella famosa carta del famoso cuento de Poe titulado, justamente, "La carta robada" una carta muy importante que, de tan importante nadie lograba dar con ella siendo que ella estaba a la vista de todos, arriba de un escritorio, muy campante y oronda, justamente donde nadie se le ocurriría buscarla. Y los Pomar estuvieron ahí, muertos durante veinticuatro días a la vera de una ruta que tomaban a menudo.

En el caso de los Pomar, la pista y el camino más obvio, más real y mas previsible, es el que ninguno vio, no pudo ver o no quiso ver, dando pie a las explicaciones más colorinches y bochincheras. Por veinticuatro días, los mitos tuvieron asidero para explicar lo que una racionalidad no usada no pudo. Por veinticuatro días, los ovnis existieron, y por eso, Fabio Zerpa tiene razón. O sino que me expliquen cómo no pudieron encontrarlos tan rápido. Mientras tanto, creeré en los ovnis, en las abducciones de sectas místicas, en Nazareno Cruz y el lobo, en el yasí yateré, el curupí, o en una retorcida psiquis colectiva de una familia orgiástica y endogámica. Que, al final son teorías muchos más explicables que explicar cómo no pudieron dar con ellos en el lugar más obvio donde debían encontrarlos.


sábado, 5 de diciembre de 2009

RECORDS DE LOS OLVIDADOS

1.- En 1956, en la localidad de San Jerónimo, Crescencio Suárez realizó la parrillada más grande del mundo, destinada a alimentar unas tres mil bocas de tres mil comensales en ocasión de los festejos del centenario de esa localidad. Todas las carnes fueron cocinadas al unísono, y para controlar que todo esté "a punto", Cresencio, que no tenía por costumbre delegar su tarea de asador, la recorría a caballo. Muchos omitieron recordar esta historia alegando que la carne estaba arrebatada y media dura, dicen los pocos memoriosos que aún quedan.

2.- En 1967 Eutifrón González, en aquel entonces arquero titular de Cremería realizó el único gol en contra de arco a arco a arco que permitió adjudicarse el trofeo a la Liga Cañadense a los de Tortugas. En el descuento del segundo tiempo, González realizó un saque de arco de tal potencia que impacto en el travesaño del equipo contrario. La pelota hizo la trayectora inversa con la misma potencia entrando de lleno en el arco defendido por Eutifrón. González se tuvo que ir a vivir a Hurlingham con toda su familia. Cuando hoy le preguntan algo de fútbol o de su época de arquero, dice que nunca le gustó ese deporte, que no lo entiende y que lo suyo es todo lo relacionado con el mercado de granos.

3.- En 2005 el correntido Cirilo Páez logró cebar mates durante cuarenta y ocho horas con la misma yerba. En la peregrinación anual a la Virgen de Itatí Cirilo cebó mate a dos mil cuarenta y ocho peregrinos. En 2006 la academia Guiness decidió no incluir en su tradicional anuario este record por que "no es ético hacer records con sustancias alucinógenas" según dijeron desde Londres las bírricas autoridades.

martes, 1 de diciembre de 2009

HIERRO SOBRE EL AGUA











Puente Colgante - Ciudad de Santa Fe

domingo, 29 de noviembre de 2009

CANCION DE LOS QUE NO SE VEN

Esta es la canción de lo que no se ven,
Tiene la melodía silenciada de los olvidados y omitidos
Y la armonía prohibida de los músicos libertinos.

Esta es la canción del agua que no has de beber
Déjala correr entre los pies del oficialismo
Que su canto haba barro blando de la tierra firme.

Esta es la canción con letra de un mundo al revés
Donde el asno es juez y la herejía es fe
Donde la locura es ley y la cordura mata muy bien.

Esta es la canción de los mundos vedados
Que va de boca en boca entre los olvidados
Que se baila en cerradas noches de ritos paganos.

Esta canción tiene en sí misma el fuego callado
Por los rancios cancerberos de un mundo mitificado
Y siempre que se cante ese mundo girará animado.

Y girando volverá a bailar
Y bailando volverá a brillar
Y brillando volverá a recordar.

miércoles, 25 de noviembre de 2009

DOS


Dos, luces en el cielo amplio y ciego
Dos, vagando entre brumas y silencio
Dos, uno más uno, el amor, el invento
Dos, la distancia vulnerada, el encuentro
Dos, llamas que se iluminaron, ved el fuego
Dos, consteladas estrellas suspirando alrededor
Dos, miradas que miran y brillan locamente
Dos, libros y filosofías amplias, vivientes
Dos, canciones, bitácoras, impresiones
Dos, en aquella ciudad tan grande
Dos, una inesperada comunión
Dos, ustedes, ustedes dos
Dos, que aquí estan
Dos, tan intimos
Dos, amantes
Dos, Uno
Dos.

sábado, 21 de noviembre de 2009

LA ENARMONÍA DE LA FORTUNA

Soy de aquellos que viven soñando con ganar el quini seis o el gordo de navidad, y también soy de aquellos que cada muerte de obispo juegan algún cobre a alguno de esos juegos de azar. Ergo, vivo soñando que seré millonario aunque jamás mueva un pelo por apostar un trocito de mi patrimonio tentando a la suerte. Nada de eso me permite seguir soñando que alguna vez ganaré, y sin apostar un solo peso. Y así, algún día, en uno de esos asados de gala que organizan los del club de ganadores del quini seis me regodearé diciéndoles: "Je....pero yo no puse ni un sope no puse... je!" - mientras prendo un puro con un billete de cien dólares.

Pero a lo que iba es que todo ese mundillo del juego y de la apuesta me es totalmente ajeno y hasta incomprensible, hasta el punto en que no logro entender cómo un tipo, de esos llamados ludópatas, puede ser tan descocado de cambiar por fichas para ruleta el título de propiedad de su casa o de ir a donar sangre o semen para hacerse de unos morlacos para jugarle a la fila de los pares. Me cabe asimilar un drogadependiente, un alcohólico, un agorafóbico, pero un ludópata, más que un enfermo, me parece un reverendo pelotudo.

Nada de ello impide decir que no me agrade visitar ocasionalmente un casino, ahora, que la invencible provincia de Santa Fe tiene en su territorio tres de estos "templos de perdición" conforme los cataloga el Arzobispado (tesis que vuestra eminencia estaría totalmente dispuesta a cambiar por "templos de Jerusalem" en caso de que el 3% de lo ganado en ruletas vayan a parar título de diezmo - ponele) y que en la vecina y panzaverdística provincia de Entre Ríos tengamos otros casinos a mano apenitas cruzando el Paraná.

Me gusta ir al casino a para ver a la gente a la que le gusta ir a al casino a jugar y a pasar el tiempo. Como dije, no intento comprenderlos, pero sí mirarlos y verlos entretenidos horas y horas siendo que a duras penas quien suscribe no soporta pasarse de veinte pesos jugados en una máquina tragamonedas. Quizás algún día hable de lo que veo, de esas caras, de ese afán de quemar la guita, pero lo dejaré para algún entonces....

El sábado pasado conocí el casino de la ciudad de Santa Fe. Ya sabía en cierto modo con lo que me iba a encontrar allí dentro, aunque iba con una cierta intención empírica que logré concretar.

Brian Eno una vez hizo un disco llamado "Music for airports". Resulta que el muchacho, alguna vez se le ocurrió hacer música ambient que sería ideal para los aeropuertos, lo hizo analizando las frecuencias de los ruidos que surgen en las salas de esperas, etcétera.

¿A qué viene todo esto? A esto: Estar en el sector de las máquinas tragamonedas, no se si alguno que fue a un casino se percató, tiene una música maravillosa. Cientos de máquinas, cada una con su ruidito, todas funcionando al mismo tiempo, logran una armonía capaz de mover las esferas celestes. Uno tiene la sensación paradójica de estar sumergido en una ceremonia religiosa. Paradójica por que si algo no hay en el casino es una sensación religiosa ni mística, salvo que se tenga por mística la esperanza de ganar unos pesos de más. Así que por un rato, en medio de una procesión de virtuosos embotados pellizcadores de suerte, cerré los ojos y me dejé llevar por una sinfonía universal de máquinas tragamonedas.

Y ahora me pienso y me digo que si John Cage hizo una obra musical totalmente hecha de silencios, yo voy a presentar una sinfonía hecha a partir de treinta mil máquinas tragamonedas sonando al unísono. La obra musical se llamará "Cincuenta mangos da capo al fine". La ejecución comenzará al unísono con treinta mil personas, una en cada máquina tragamonedas, cada una de ella contará con la suma de cincuenta pesos iniciales para apostar, la obra terminará solamente cuando el último de todos los músicos haya llegado al valor cero, por lo cual la duración de la obra quedaría totalmente librada al azar. El músico que lo desee podrá concluir parte de su ejecución en cualquier momento, cuando éste considere que ha ganado un buen dinero. Cuando el último jugador termine su juego o quede en cero, la obra concluirá. Demás está decir que lo supuestamente ganado quedará en lo ficticio o bien podría ser que, con el adecuado financiamiento, se pudiera hacer alguna recaudación a beneficio de algo importante y serio. Y no sería descabellado hacer interpretaciones de obras similares en los casinos más importantes de todo el mundo.

Y así, el arte, tentando al azar, lograría otra nueva forma de manifestación. Si Hermeto Pascoal dice que con todo se puede hacer música y que "no toca el que no quiere". ¿Por qué no hacer música de esta manera?

viernes, 20 de noviembre de 2009

TRIBUNALICIAS

Aquella vez “Aguijón-de-libélula-radioactiva” entró corriendo a los tribunales y dijo al juez de la correspondiente nominación:

-¡Señor Juez! !Señor Juez! Le comunico, le exijo, le reclamo ¡Tengo sed de JUSTICIA!

¿Y en qué desierto ilícito estuvo usted que viene con tanto desparpajo y muy a la bartola a reclamarme de esta manera un líquido tan preciado como escaso? ¡Ya, deme sus motivos y si ellos me convencen harto suficientes, yo calmaré su imperiosa necesidad! Dijo el ya veterano Juez “Fiel-de-balanza-descuajeringado”

Pues le diré las cosas “ad pedem litterae” su buen día, su señoría. Mi boca era un desierto que buscaba el oasis de un beso. Y tal fue así que mi boca, viera usted, era una gárgola que me llenaba de arena el cuerpo todo. Y así fue que se me hizo todo un desierto en derredor y ahí comencé el peregrinar de mi corazón y de mi pene por ese desierto que salió de mi mismo. Usted sabe excelencia, que todo cielo y todo infierno se resume en nosotros mismos. Nunca entendí esas doctrinas que ubican nuestro porvenir en un más allá en función de como actuemos en el “más acá”. Y así que entre tanta arena regurgitada también vomité, sin darme cuenta claro, espejismos , oasis de verdad, derviches, beduinos infestados de triquinosis, santas rosas, calamuchitas, pirámides de Egipto y muchas otras cosas más. !Pero era tanta, pero tanta la arena que lancé que no veía todas estas cosas! Y bueno, no me quedó otra que ponerme a andar por mi paisaje. Y yendo de duna en duna vi allende la lejanía, pal lau dil poniente un oasis re pipí cucú con palmeras, arándanos, vacas criadas a pasto y no a feed lot y una chica linda, muy mona, colgada de la rama del intelectualismo pedorro junto con otros monos con mucho libro y poca calle. Pero era linda y me miró con sus ojos color tereré y me dijo: “Vení ,sediento” Me agarró y me besó y se la puse, nos gustó y se la puse otra vez y acabamos en el centro de nuestros corazones., señor Juez y después de todo eso eso me dijo: “No soy agua, no era un beso, esto no es un desierto y yo no soy mona, soy una víbora que se la dejó poner y que ahora te ignora” Y se terminó todo ahí señor juez.

Ajá, pero que tipito más idealizador que es usted mire. Pero su historia es fundada, su histeria no tanto. Pero esa víbora culturosa y sobaquenas que tanto le dio y a la que tanto le dio lo dejó fundido y confundido. Por más pelotudo que haya sido le corresponde que yo sacie su sed de justicia. Pero sólo respóndame una pregunta.

Si su Señoría !Diga!

¿La justicia, la quiere con o sin gas?

Sin gas su noble repulgue. Ya se imaginará qué pasa si eructo.

lunes, 16 de noviembre de 2009

RÚCULA REPELENTE

1.- Ahora todo el mundo descubrió la rúcula. El mundo gastronómico ha cambiado de paradigma y tranquilamente podemos hablar del ruculocentrismo. Somos tan forros, tan gourmets que nos llevamos al buche sin miramientos todo aquello que contenga rúcula. Pizza de rúcula, sorrentinos de rúcula, rúcula con parmesano, brotes de rúcula, ensalada de rúcula, licor de rúcula, etcétera.

De chiquito no me gustaba la rúcula, ni el hinojo, ni la achicoria, la remolacha me resultaba desagradable. Pero la rúcula en aquellos años de mi niñez estaba en el ranking de verduras indeseables. La encontraba con desagradable sabor y su incorporación a la mesa no me ocasionaba otra cosa que asco.

De más adulto fuí acercándome a probar esas verduras que otrora repugnaba y si, comí rúcula, de hecho, me gusta mucho.

Pero con el pasar de los años, he percibido una notoria incorporación de la rúcula a las ofertas gastronómicas de los restaurantes. Me pregunto quién puta, cómo y cuando carajo alguien tuvo al famosa idea de hacer de estas hojitas de amargo sabor y suave picor un producto destinado a todos los forros mass media que tienen donaires de gourmets y no escatiman pedir todo aquello que tenga rúcula.

Ergo, todo acto de consumir rúcula en un lugar es un acto de malpadirez excelsa.

2.- En el shopping de Santa Fe, mirando las vidrieras anunciando "30% OFF"; "25% OFF" se me ocurrió pensar que rociaban porcentuales superficies de las prendas con un producto repelente para los mosquitos, tábanos y jejenes que acosaban adentro del local comercial, dada la cercanía con los muelles"

sábado, 14 de noviembre de 2009

CAMBIOS



Aun no se lo que estaba esperando
Y mi tiempo estaba corriendo salvajemente
Un millón de callejones sin salida
Todo el tiempo pensé que lo tenía hecho
Parecía que el gusto no era tan dulce
Así que voltee para hacerme frente
Pero nunca he vislumbrado
De cómo los otros deben ver al impostor
Soy demasiado rápido para tomar esa prueba

Cambios (Volteo y enfrento lo desconocido)
Cambios
No quiero ser un hombre rico
Cambios (Volteo y enfrento lo desconocido)
Cambios
Solo tengo que ser un hombre diferente
El tiempo me puede venir a cambiar
Pero no puedo encontrar al tiempo

Veo las ondas cambiar de tamaño
Pero nunca dejé la corriente
De la inestabilidad calentarse y
Entonces los días flotan por mis ojos
Pero los días aún parecen lo mismo
Y esos niños en los cuales escupes
Cuando ellos tratan de cambiar sus mundos
Son inmunes a tus consultas
Son completamente conscientes de lo que están pasando

Cambios (Volteo y enfrento lo desconocido)
Cambios
No les digo que crezcan fuera de esto
Cambios (Volteo y enfrento lo desconocido)
Cambios
¿Donde esta tu vergüenza?
Nos has abandonado hasta nuestros cuellos en esto
El tiempo me puede venir a cambiar
Pero no puedo encontrar al tiempo

Extrañas fascinaciones, me fascinan
Los cambios están tomando el ritmo
Los estoy atravesando

Cambios (Volteo y enfrento lo desconocido)
Cambios
Oh, atento rock n’ rolleros
Cambios (Volteo y enfrento lo desconocido)
Cambios
Pronto van a hacerse más viejo
El tiempo me puede venir a cambiar
Pero no puedo encontrar al tiempo
Digo que el tiempo me puede venir a cambiar
Pero no puedo encontrar al tiempo.

David Bowie

lunes, 9 de noviembre de 2009

MUROS Y BRECHAS

A propósito de los veinte años de la caída del muro y en consonancia con un comentario que iba a poner en otro blog y que Juan Carlos Blogger tuvo el placer de hacerme desaparecer, es que decido reincidir en el registro, pero aquí, querido lector.

Leyendo allí algo relativo a los trinados festejos por la caída del trinado muro, me vino en gusto hacer una ilación de ese evento con cierto uso y abuso en el léxico actual con el término "brecha". Ergo, usted lee por allí que "se agranda la brecha entre rico y pobres", otros hablarán de "buscar disminuir la brecha digital", y siempre hablando, claro, de la brecha, ora se agrande, ora disminuya. Y uno, que gusta deleitarse con las etimologías y las definiciones, se detuvo a pensar un ratito sobre eso de la "brecha" y, vaya...uno encuentra en la RAE

brecha.

(Del fr. brèche, y este del franco breka, roto; cf. a. al. ant. brëhhan).

1. f. Rotura o abertura irregular, especialmente en una pared o muralla.

2. f. Rotura de un frente de combate.

3. f. Resquicio por donde algo empieza a perder su seguridad. Hacer brecha en algo.

4. f. Herida, especialmente en la cabeza.



A grosso modo, bien podemos decir que una brecha se hace en un muro. Un muro tiene una función simple: separar.

Una brecha en un muro tiene como objetivo abrir un muro.

El muro separa, la brecha abre el muro, se abre un muro si se lo quiere pasar, si acaso no se pudiere saltar el muro.

Entonces ¿De qué hablamos cuando decimos que se agranda la brecha entre ricos y pobres o cuando se busca estrechar la brecha digital? - por decir los ejemplos más rimbombantes -

Siendo así, debiéramos ponernos contentos cuando las brechas se agrandan,por que significa que los muros están cayendo y que los mundos se están reencontrando.

sábado, 7 de noviembre de 2009

FLAUTISTA

Su nombre es una dolorida melodía
De ostinato amable, cantable a placer
La improvisación es el rito de sus días
Es una costumbre de siempre y de una vez

Gota a gota

aparece

Gota a gota

vuelve a desaparecer

viernes, 6 de noviembre de 2009

PICTORICAS - TRES MOMENTOS CON EL CELULAR

1.- El gabinete de identificaciones de la Policía de la Provincia de Santa Fe nada tiene que envidiarles a las cuevas de Altamira, Lascaux y De las Manos. Observen sino los marcos de la puerta del baño, el del primer plano y el reflejado en el espejo.

2.- Pichón de colibrí en mano

3.- Rosas sumergidas en el verde

lunes, 2 de noviembre de 2009

SUBRAYANDO

Cierta vez, caminando por una persona, íbamos hablando de libros. Salió decir de mi boca que tenía en aquel entonces - y aún hoy - pendiente de lectura el "Tratado de la desesperación" de Søren Kierkegaard. A lo cual esta persona me contestó: "Uy, sí, está rebueno ese libro, tiene un montón de oraciones para subrayar". Luego, la conversación siguió por otros periplos literarios. Mas por alguna razón aquella respuesta quedó flotando en mi cabeza y aún hoy sigue flotando, y cuando es así, la mejor forma de sacarla de la línea de flotación es escribiéndola para olvidarme y, quizás, un día volver a reencontrarme con ella.

No soy mucho de subrayar libros, pero si algo que leí en algún momento me pareció interesante remarcarlo lo hago con un trazo suave de lápiz. Diré que es grato hacerlo. Cuando por equis circunstancia uno vuelve a esta lectura y se encuentra con ese subrayado hecho en algún momento, uno se pone a pensar en retrospectiva a ver qué caray habrá estado pensando uno en el momento de haber remarcado, qué fue lo que llamó la atención aquel entonces, qué pensaba uno. Uno puede descubrirse entonces pensando en que en este presente, posiblemente uno no hubiera remarcado ese párrafo u oración pero si otro. En fin, remarcar es un ejercicio interesante que fomenta la plástica cerebral tanto o aún más que las claringrillas.

Pero yendo a aquella respuesta, no pude dejar, luego de haberla escuchado, sentir cierto aire de chotez en ella. Posiblemente explicaría mi reacción por quién la dijo, una persona soberbiamente intelectual, muy preocupada por lo que no había leído aún como lo que debería leer para acrecentar su acervo intelectual. Quizás porque hubiera esperado de ella otra respuesta, por ejemplo, lo que pensaba o decía el autor en ese libro. Convengamos que, de entrada, uno no puede esperarse un "canto a la vida" de parte del danés, ya el título del libro en cuestión lo decía bien de entrada, por lo tanto era esperable una respuesta aproximada a cierta perspectiva. Pero no... el libro estaba bueno "por que tenía muchas cosas para subrayar". Ahora, querido lector, hay una nueva forma de medir la calidad de los libros: según su posibilidad de subraye. No importa si lo leyó, le gustó o no, basta que tenga algo que suene lindo o voladísimo, digno de subrayar y voilá! usted tiene un libro buenísimo y genial. Y si..supongo que lo primero que habrá subrayado esta persona es la famosa frase de ese "La desesperación es la enfermedad mortal" fuaaaaaaaaa y ahí nomás cachó el faber castell y subrayó la frase, seguro "por que sonaba rebien".

A lo que voy es, jamás se me daría por juzgar a un libro de bueno o malo conforme a la cantidad de cosas que uno le puede subrayar sino más bien a lo que el libro me pudo ofrecer en cuanto a su contenido. Ahora que lo escribo me doy cuenta de qué fue lo que aquella vez me cayó medio mal de esa respuesta de mi acompañante, por que no sé qué es lo que le habrá quedado en la cabeza, si algo de lo que dijo el danés o bien cuántas frases del libro subrayó para su propio ego. O sea, ni siquiera se si hizo de ese libro una lectura comprensiva, para mí - me digo ahora - lo leyó para subrayar, no subrayó por que realmente lo leía.

Ahí está todavía el librito, esperando a que lo lea, cosa a la que le escapo dado el trabajo que me dio el "Diario de un seductor" que bien sería el "Diario de un winner nabo"