miércoles, 4 de octubre de 2017

VILLA MANUELITA

Volveremos, siempre volveremos,
del lado del amor, contra el odio.

Volveremos para estar, siempre volveremos
y si no estamos, que quede claro a los demás
que siempre, y mientras tanto
seremos, siempre,
UN ETERNO RETORNO.

domingo, 14 de mayo de 2017

De éste lado
Del otro 

AIRE

Adentro de la grieta 
Afuera de la grieta

AIRE

A la izquierda
A la derecha

AIRE

Entre ellos
Entre aquellos

AIRE

En el rojo
En el azul

AIRE

Entre una mirada azul
y una mirada miel

AIRE

Flota un reclamo
Flota una respuesta

AIRE

El sol calienta
la noche refresca

AIRE

Somos distintos
pero todos respiramos

AIRE

viernes, 3 de marzo de 2017

MANUAL DE ESTILO DEL GORDO

Breve marco teórico

Los preceptos que a continuación se expondrán intentan ser un esbozo perfectible de una serie de reglas que un gordo debe seguir. Es necesario aclarar ante todo que el concepto de gordo que aquí abordamos no refiere necesariamente a quien se encuentra excedido en peso. Antes bien, abordamos al gordo como aquella persona que asume respecto de los alimentos una actitud de plenitud y disfrute en exceso barroco que descarta la simpleza en su ingesta. Gordo es, para este manual de estilo, una persona que, a la hora de sentarse a la mesa, agota todas las posibilidades y combinaciones que el contexto alimenticio le puede ofrecer. Es destacable que las más de las veces el exceso de kilos suele coincidir con lo actitudinal. Pero es dable también que una persona con un peso equilibrado sea un gordo por actitud. El ser gordo, muchas veces, es inexorable, inefable, e inevitable.


MANUAL DE ESTILO DEL GORDO


  1. El gordo de cuerpo y alma SIEMPRE debe comerse la panera antes que llegue el plato principal.

  1. Un gordo NUNCA debe pedir menos de dos unidades de bebida durante la comida. Dos gaseosas, dos pintas, dos copas de vino, etcétera.

  1. Un gordo SIEMPRE deber tener lugar para un poquito más en su estómago. Y cuando no tiene más lugar, siempre debe tener lugar para el postre.

  1. Las infusiones deben ser consumidas como mínimo con dos sobrecitos de azúcar.

  1. La única fruta del gordo es la banana.

  1. A la hora de ir a la panaderia debe comportarse como un boy scout: siempre listo.

  1. A la hora de pedir helados debe evitar los sabores de agua. Vale como excepción un helado de agua acompañado de al menos dos sabores cremosos y contundentes.

  1. El gordo no sólo debe comer el helado. Debe comer también el cucurucho o el vasito de pasta que lo contiene.

  1. Los aderezos son la completitud de la comida. El tramo final que completa el círculo virtuoso de la comida del gordo. Sin ellos, a la comida le falta algo. Y al gordo también.

  1. Los licuados del gordo son siempre con leche.

  1. La sopa debe ser bien espesa y con queso. Todo lo demás con pretensiones de sopa para el gordo es agua sucia.

  1. En la heladería el gordo debe exigir el topping y la salsita para el helado.

  1. El helado del gordo debe ser un cucurucho del tamaño del obelisco o un cuartito generoso. Un solo gusto es de mal gusto.

  1. Sanguchitos: Triples sí. Simples NO. Lunch: Si. Copetín: No.

  1. Vermut: mínimo cuatro ingredientes de los cuales uno sí o sí debe ser queso en cubitos.

  1. Aperitivo antes de los asados: Obligatorio.

  1. La buscapina es la panacea del gordo.

  1. El gordo debe abstenerse de lugares donde los sandwiches no vengan acompañados con papas fritas.

  1. La ensalada, para el gordo,es un lubricante que premite el mejor tránsito de la verdadera comida.

  1. Un tecito después del almuerzo sólo debe ser visto como la antesala de las facturas con mate de la tarde.

  1. El queso es como el aire. Sin queso, el gordo muere asfixiado.

  1. Las pastas sin una salsa o sin crema, o sin queso causan depresión y alopecia al gordo.

  1. La comida que pida el gordo debe ser: mínimo la Especial, si es súper o lleva el nombre de la casa mucho mejor.

  1. Un buen gordo tiene su blanca heladera lleno de imanes de deliverys y es amigo de los cadetes y de quien atiende el teléfono.

  1. Cuando llueve, el gordo siente el llamado de la harina en su alma. Tortas fritas, buñuelos, bizcochuelo o pan casero, son el must del gordo en los días de lluvia.

  1. El aroma a pan casero remite siempre al primer amor para el gordo.

  1. El gordo es alérgico a la comida gourmet. El gordo es animal de bodegón.

  1. En sus viajes, el gordo digno de sí, debe probar cosas desconocidas, con nombres raros y rimbobantes. En cuanto a comidas, debe saber salir de su zona de confort gastronómica.

  1. A la vuelta de sus viajes el gordo de estirpe debe traer como combo básico: un dulce, alfajores, embutidos y conservas.

  1. Un buen gordo, después del almuerzo ya piensa en la cena. En la cena, ya piensa en el almuerzo. Y así.

  1. Un gordo que no suspira al hablar de una comida, no debe calificarse gordo.

  1. No pedir una entradita en el restaurante no es de gordo. Tampoco lo es no picotear antes de las comidas.

  1. La parrillada tiene achuras. Si no tiene achuras, es asado a secas.

  1. Las papas fritas JAMAS serán suficientes.

  1. Una comida con nombre simple no llama la atención del gordo. Un nombre lo atrae: Volcán. Torpedo. Rajacincha. Pizzanesa.

  1. Un gordo, a la larga, termina siendo cocinero, sólo para picotear durante la preparación de la comida.

  1. Un gordo, en la casa de la madre o de la abuela, moja el pancito en la salsa.

  1. El gordo consume alfajores triples. Jamás simples.

  1. El conito de dulce de leche es el dildo del gordo.

  1. Cuando el gordo dice que tiene hambre, en realidad tiene ganas de comer.

  1. El gordo consume lo light a libre voluntad, así engordan.

  1. Cuando va al nutricionista, lo primero que el gordo pregunta son cuáles serán los permitidos.

  1. Cuando en un bar le sirven el budín o el flan si al menos una cucharada de dulce de leche, nunca más vuelve a ese bar.

  1. En la madrugada, luego de hacer pis, el gordo va a la cocina.

  1. El gordo va de vacaciones con media pensión. Si en la cena no se puede repetir el plato, se siente estafado.

  1. Si viaja, el gordo elige los colectivos de larga distancia según la vianda que dan. Ídem con los aviones. Un gordo bueno jamás olvida una vianda mezquina.

  1. Con las multinacionales de hamburguesas, el gordo tiene sentimientos encontrados. Saben que las porciones son miserables en sus porciones, pero sucumben más de una vez a sus encantos.

  1. En los restaurantes tenedor libre el gordo pierde el norte y los otros puntos cardinales.

  1. Un gordo de ley admira a Guillermo Calabrese.

  1. Un gordo consciente no tiene culpa de comer. Y si tiene un poco de culpa, comienza running.

     51 Los dulces y la miel siempre con cuchara. Jamás con cuchillo de untar.

viernes, 23 de septiembre de 2016

HOROSCOPO


Capricornio: Epizoonosis mitocondrial espástica. Rebuznos de sandías índicas. Selenismo utópico. Macetas en escabeche. Arpa cósmica. Triunviratos ataráxicos. Sánguche de jamón y queso. Un orgasmo.

Acuario: Palmeras semovientes y abúlicas. Pendejerío estrábico corriéndolo por la calle. Le tirarán hondazos con diamantes en bruto. Ébano y marfil. Jaque mate. Caramelos de hojaldre. Dos orgasmos fingidos.

Piscis: Melón con vino arriba de un autito chocador. El sexo opuesto lo acorrala y a usted le gustará mucho. Guíese por lo que le dice su almacenero. Se le romperá algo importante. Tres orgasmos de los buenos.

Aries: Perderá capacidades que jamás descubrió de sí mismo. Logrará algo que nunca se propuso. Tendrá plata, pero a la vez, perderá interés por ella. Ganas de coleccionar hipopótamos. Cuatro orgasmos y un pete.

Tauro: Atracción fatal. Retorno a lo primitivo. Exoneración de agravantes contumeliosas. Carta documento. Crepúsculo de chotacabras en su alcoba. Desmoronamiento de alacranes sobre su colcha. Cinco orgasmos olvidables.

Géminis: Decúbito dorsal siniestro. Aplaque su intolerancia hacia los espíritus nórdicos. Remanente de pasta dentífrica lo hará vacilar ante la posibilidad de ver a un odontólogo recién recibido. Seis orgasmos aluvionales.

Cáncer: Cierto aire remolón en sus ganas de resolver crucigramas. No se deje llevar por la corriente. No sea parte de la masa. No meta los dedos en el enchufe. No haga nada, por favor. Siete orgasmos, pero al revés.

Leo: Locro poético de un veinticinco de mayo lejano. Lagañas con un axioma vital. Lástima por las culebras. Gomón de gomaespuma en su desierto personal. Paralelepípedos en demasía. Orgasmos del alma

Virgo: El Eclesiastés reverberará en su petaca personal. Hará las maletas, pero se irá con lo puesto. No tome cerveza. Súbase a la palmera y grite “basta”. Orgasmos intelectuales.

Libra: Balanza retorcida. No le haga caso a beduinos, a verduleros y a vendedores ambulantes. Una monja le dirá algo indecoroso. Corra, limpie y barra. Servicio militar en FM. Orgasmos evangélicos.

Escorpio: Lave sus calzoncillos. Un monje lo condecorará por su militancia. Deberá usar una flanera como antena para captar su musa inspiradora. Crédito en cuotas. No sabe lo que querrá. Orgasmos con hepatalgina.

Sagitario: Mangrullos albinos que vigilan que no abra la puerta de la heladera. Revuelto de zapallitos e iguana con vino blanco en cajita. Los loros le dirán qué hacer. No piense. Ventilador de techo con silenciador. Orgasmos… ¿eh?

sábado, 27 de agosto de 2016

MUDANZA

"Si no se cambia hoy, no se cambia más", cantaba Spinetta en su tema "Agua de la miseria". Si alguna enseñanza deja una mudanza es que se produce en el momento presente. No puede haber mudanza en el pasado o en el futuro. La mudanza es presente, es un pasaje de un lugar a otro.  Los día mudan y no necesitan fletes, pasan consecutivamente uno tras otro, y mudan, siempre cambian, pero cambian ahora. En la mudanza, lo que estaba en su lugar es desplazado a otro lugar para ir a otro lugar. Se patea el tablero, se revolea el rompecabezas de mil piezas que tanto tardó en configurarse, el cosmos explota y todo se desacomoda, hay un tránsito centrifugado en una ruta bacheada, un chimichurri agitado en una botella agrietada, todo se acomoda en cajas que se irán a otro puerto para abrirse a la novedad. 

Deconstuir.

El kronista cree que toda mudanza es para mejor aunque no se vea el adjetivo "mejor" inmediatamente. Mudanza es un cambio, es un caos y sólo se pude salir a través de él. Para los griegos,el caos precedía a los dioses y a toda existencia. Era una herida de la cual chorreaba la vitalidad en bruto, sin destilar, como una catarata incesante de agua y de aceite que posteriormente se acomodó diferenciándose conforme sus pesos específicos. 

Cuando el carro anda, los melones se acomodan.


El kronista, por último, cree que los momentos más trascendentes de nuestras vista consisten en mudanzas, en transiciones, en eventos plenos de caos, en turbulencias, en explosiones de estrellas enanas interiores. Un vida trascendente tiene torrentes entre mares calmos. Al ver el océano, el horizonte nos relaja, pero las olas rompiendo en la costa nos estremece al verlas. Un horizonte no cambia, pero una ola rompiendo no se vuelve a repetir a sí misma y otra ola morirá su muerte en el cadáver de otra ola. El kronista cree en lo que no se pude olvidar.


lunes, 15 de agosto de 2016

LA PIZZA MÁS LARGA ( E INEXISTENTE) DEL LITORAL

Por éstos días se desarrollaron en Rosario una serie de eventos gastronómicos que tenían como eje temático a la pizza.  En particular dos: La "semana de la pizza y la empanada" y la cocción de la "pizza más larga del litoral". El primero de ellos se desarrollaba en diversos puntos de la ciudad de Rosario, en particular la zona de Avenida Pellegrini y Barrio Pichinha, El segundo consistió en cocinar una pizza de más de 100 metros cerca del Monumento a la Bandera. 

LA SEMANA DE LA PIZZA

El kronista acudió el sábado a la noche a una de las pizzerías involucradas en el catálogo de promoción. Ya sentado, consultó a la camarera en qué consistía la "semana de la pizza" y con total sinceridad dijo: "Nada, es igual que cualquiera otro día".  Un tanto sorprendido y no tanto, hizo el pedido con los demás comensales pero se quedó pensativo en el engañapichangas de la promoción de una semana de la pizza con inexistentes promociones de pizzas, máxime si se trata de un evento patrocinado por la misma Municipalidad de Rosario. A ésta vendida de humo bien se le hubiera podido ocurrir a Caruso Lombardi con idéntico éxito. Mas quedó en la mente abogadil del cronista la configuración de una estafa a la confianza del desprevenido consumidor que va en busca de disfrutar de un momento pizzeril distinto y se encuentra esta trampa sutil, envenenada y artera de unos comerciantes inescrupulosos. 

LA PIZZA MÁS LARGA DEL LITORAL

No obstante sus intenciones, el kronista no pudo asistir a éste evento mas advirtió en las redes sociales un notorio descontento de muchas personas debido a la desorganización del evento a la hora de acercar el delicioso manjar a las personas que voluntariosamente oblaban una suma módica por el mismo en beneficio  de Cáritas. ¿Quedará en esas personas alguna gana de volver a contribuir a un evento solidario cuando se sienten estafadas y mal atendidas? El kronista ignora si estas manifestaciones pueden representar a la opinion general de los asistentes, mas también es cierto que ningún otro comentario refutó dichas manifestaciones, a menos que el silencio valga como refutación. Más llamativo aún fue el silencio de los principales medios rosarinos sobre esa faceta del hecho.

CONCLUSIÓN

El kronista advierte - y ello, no es nuevo - la inescrupulosidad de la burguesía comerciante de la ciudad de Rosario que, promocionando hermosas cortinas de humo de doradas buenas intenciones, sodomizan la buena fe de los consumidores que acuden a eventos comerciales y solidarios en busca de algo distinto para encontrarse con hipocresía y mendacidad. A ellos van estas líneas. Hipócritas.

jueves, 11 de agosto de 2016

EL EXABRUPTO

"El exabrupto es norma", piensa el kronista mientras contempla las luces de los misiles que explotan a un lado y al otro de la grieta. Tiempos modernos, tiempos locos, tiempos agitados, tiempos veloces. El exabrupto se propaga casi tan rápido como se condena. "Todo es tan veloz" - continúa reflexionando el kronista - "tan veloz que no hay tiempo para digerir nada de lo que pasa, ver es pensar, éso, ningún proceso entre lo que entra por los ojos y lo que llega a la mente, tan veloz como el tiempo en que el cuerpo asimila un mogul" - prosiguió mientras un osito de gel se deshacía en su boca.

El exabrupto se vuelve problemático cuando sale de la boca de las personas públicas: políticos, mediáticos, artistas y un larguísimo etcétera. Y se vuelve problemático por el poder que tiene la palabra en los labios de estos personajes. Y si sumamos a ese poder el otro poder, el de las redes sociales y los medios de comunicación, el resultado con esos proyectiles mediáticos que borbotean por el limbo que cubre la grieta. Una artillería pesada lanzada por opinólogos que de un lado y de otro explotan sin tregua y sin piedad. "Ver es pensar" - repite el cronista.

Mientras otro mogul de apresta a deshacerse en su saliva, el kronista piensa en todo eso que el exabrupto genera: una procesión de estulticia de un lado y del otro, un cúmulo de gente reactiva no apela a detenerse un segundo y decir "¿Qué onda?  Ese mínimo instante de reflexionar un poco y ver el asunto de un modo neutral. El kronista piensa que éso es un algo difícil. En efecto, la reactividad está a la orden del día, tanto como el exabrupto.

Reactividad, exabrupto, velocidad de la información es un combo mortal que anula la reflexión y la capacidad crítica, considera el kronista.

El mismo kronista reconoce que más de una vez se ha dejado llevar por el torrente de esta guerra, que se ha dejado llevar por el exabrupto, que se ha dejado llevar por la irreflexión del exabruto y que ha caído preso de la velocidad de la información. Los mogul se terminaron, pero el mate ya está listo. Listo para contemplar y reflexionar los exabruptos, la guerra sobre los exabruptos, y mientras la información vuela, el kronista busca analizar la evidencia, antes de tomar posición.