martes, 24 de enero de 2012

LLUEVE...

..., no me lo han dicho los medios, ni los oficialistas ni los opositores, me lo he dicho con mis propios ojos, he sentido el impacto de las gotas sobre el césped brasilero del frente de mi casa, no es ninguna campaña mediática, se los aseguro, no intenten convencerme de que es una mentira, o una verdad sobredimensionada, llueve y lo veo, y no tomo pastillas ni me sobrepasé con la cerveza, no podrán hacerme pasar por loco y hacerme creer que no llueve, porque llueve, y es lo mejor que me puede pasar a mí, a todos, y a la soja y al maíz también. Pero también estoy contento que llueve porque aparte de las flores, florecerán poemas llovidos de arriba para abajo, todos escritos y todos chorreados en el pavimento recalentado. LLueve, y es la mejor versión del hecho sin correlatos.