miércoles, 13 de julio de 2011

LUCILA FREND ABSUELTA VOTARA A MACRI

La verdad, la verdad, no me gusta nada que tenga que ver con el PRO, no les comulgo la hostia progresista que me quieren hacer llevar a la boca, sencillamente, no puedo votar a un neoliberal noventista con una visión empresarial de lo que deben ser las políticas de estado. No le veo seriedad ni humor a que ese partido postule en mi provincia a un histrión que, como mucho, supo hacer reír por allá en los noventa, cuando era novedad y hoy no es sino un triste loop o remix de aquella vieja gota de gloria. Creo que lo del PRO no es sino retrogradez disfrazada de progresismo multicolor. Y, sinceramente, creo que apoyar a un partido como el PRO es mirar, lisa y llanamente, el culo propio y nada más. Podrán no insultar ni decir cantitos al contrario, muy correctito, muy raya al medio, muy Carolina Herrera, pero seguramente insultarán con un recorte, pero no titubearán en recortar aportes a un comedor, en desalojar cirujas de plazas públicas o en demoler villas sin dar alternativas la gente desamparada. Para esa gente, un limpiavidrios, un cuidacoches, son negros molestos que manguean monedas para comprar paco, los que viven en villas son usurpadores de terrenos que bien podrían ser usados para "que jueguen mis chicos". Para esta gente los bolivianos, los paraguayos, los peruanos, son gente que nos vienen a robar el trabajo y el patrimonio - en estos días en Buenos Aires, no he visto UN solo verdulero argentino, y doy fe que la gran mayoría de los albañiles que construyen edificios inaccesibles hasta para los mismos PROgresistas son paraguayos, laburantes como los que más -. ¿Qué tiene en la cabeza la gente cuando vota? Lo de siempre, sesos, que los usen o no, es otro tema, he sabido de gente que votaba por cómo se vestía fulano, he sabido de otros que votaban por lo simpático o por lo bell@ que era la persona, he visto gente irse a más de 500 km para no votar, he visto gente que no iba a votar, he visto gente a la que le chupaba un huevo votar o no votar. Hay gente que votaba como quien a la selección o a su equipo de fútbol, por los colores nomas, no importa quien fuera. Ahora bien, he visto a pocos que haya visto que hayan votado por propuestas del partido ¿Alguien alguna vez se fija en qué propone una fórmula que se presenta a elecciones? Si hoy me pongo con diez personas y pregunto sobre cuáles son la propuestas de los partidos, si hay dos que me contesten, me pondría contento. Otra cosa, más allá de la propuesta es ver un poco a algo más importante: a la persona que vamos a votar, y eso ya implica hacer un poco de memoria dentro de lo posible. Creo que a veces la jugamos un poco de amnésicos, nos olvidamos fácilmente de quién es quien a la hora de votar y quizás ello explique por qué a veces retornan de las sombras personajes poco gratos legitimados por nuestro olvido.

Sin embargo, saben, yo puedo comulgar o no con lo que piensen. Soy librepensador así que piensen lo que quieran y voten como quieran, al voto que hagan se los respeto, no serán idiotas, sino gente que piensa distinto. Son las reglas del juego. Se gana o se pierde. Les respeto el voto, vecinos de Buenos Aires.

0 comentarios: