lunes, 19 de abril de 2010

LOS DETENTADORES DEL PODER

Esto me hace acordar tanto a aquello que estudié en la teoría trialista del Derecho acerca de quiénes eran los repartidores y los recipiendarios del poder. Y suele ocurrir muchas veces que aquellos que detentan el poder formal no siempre son quienes tienen el poder REAL en determinados lugares e instancias. Tal es el caso del padre que compra un juguete al niño caprichoso, pero no porque el padre realmente lo quiera sino que lo hace tan solo para callar los sollozos del retoño, ergo, quien tiene el poder real (niño) que condiciona al poder formal "padre" es quien, efectivamente establece el orden de reparto de las conductas.

(10:17:08) W.-: tengo fiaca
(10:17:28) YO: yo igual... ya voy por el tercer café y no me hace efecto
(10:17:40) YO: necesito un speed
(10:17:42) YO: jajajajaj
(10:18:08) W.-: GUARANA!!!!
(10:18:27) YO: si jajaja
(10:18:40) W.-: la otra vez tomé mate con GUARANA
(10:18:46) W.-: te pones reloco
(10:19:30) YO: jajajajaja
(10:19:37) YO: quiero probar jajajaja
(10:20:15) W.-: no se donde se consigue, pero me fijo, jaja
(10:20:36) W.-: ya esta
(10:20:39) W.-: es la CBS
(10:20:40) YO: de donde sacaste?
(10:21:09) W.-: cuando estaba en la ***, una portera me cebo de ese mate
(10:21:33) W.-: ese día estaba cansado y me levantó al tercer mate
(10:22:23) YO: guauuuu, portera tenía que ser jajajaja
(10:22:36) YO: los porteros son el poder las escuelas...
(10:22:48) W.-: si, son el poder oculto
(10:23:15) W.-: las rasputinas que son sus chusmeríos cambian las decisiones de las directoras y de los representantes legales
(10:24:48) YO: definitivamente, si quiere ser efectivo: hable con el portero y téngalo de su lado!... así debería empezar el instructivo para la reforma pedagógica del sistema
(10:25:13) YO: con el portero sí, sin el portero no... ni lo intente
(10:25:15) W.-: si, seria como "el principe" pero orientado a educadores
(10:25:48) YO: sarmiento no era maestro, era PORTERO!
(10:26:21) W.-: de seguro que no los subestimaba
(10:26:48) W.-: los porteros se acuerdan que esa corbata que hoy usás ya la estrenaste hace cinco años, y te lo harán saber delante de todo el mundo
(10:27:00) YO: si, jajajaja
(10:27:49) YO: me pasó una vez... la portera de la escuela me dice: "qué lindo el color de esa camisa... ya la usaste en el acto del año pasado y me re gusta" jajajaja
(10:29:10) W.-: por eso mismo, esos son mensajes encubiertos tipo mafia
(10:29:30) W.-: "sabemos todo de vos y si queremos te podemos derribar del pedestal donde estás"
(10:30:36) YO: si, definitivamente

2 comentarios:

Claudio M. dijo...

Los porteros son un clásico, el clásico alcahuete del director (o directora), y los celadores cuya función todavía se me escapa.

En Europa están los bedeles -bueno, acá hay también, en algún colegio que siga las tradiciones del país europeo que lo fundó-, el mismo empleado de limpieza es el encargado de las tares que aquí asignan a los celadores, y cuando las tares se complican, la profesora nombra a un alumno, una especie de ayudante de cátedra, sobre todo en el liceo, que oficia a su vez de alcahuete interno subordinado o superior en poder real al bedel, dependiendo del grado de favoritismo del docente y si el docente tiene presencia preponderante en el consejo docente o es su presidente.

En ambos países me tocó por increíble coincidencia el mismo tipo de bedel o empleado de limpieza: lo que en mi escuela europea era el tipo que lustraba los inodoros aquí confiaba al director o subdirector toda información preciada; ambos rengos, barbudos y de mirada torva, y ambos despreciables por su grado de alcahuetería miserable, aquella rayana el chantaje. No eran de esos que podés sobornar con cigarrillos o cierran un ojo o hablan a tu favor si te rebajás a cumplir misiones de espionaje por su encargo, lo que te daría cierta inmunidad.
Y la escala de poder sigue este orden, no siempre lineal pues el empleado de limpieza puede saltarse la casilla del celador e incluso la subdirectora, la astucia y la modestia forman parte del "mètier".

Nos dicen en el secundario que la facultad es otra cosa, en la facultad asimismo nos dicen que la facultad es otra cosa, y en efecto es así porque el poder se dispersa y reparte entre grupos de militantes, pero si te comprás al ayudante de cátedra la ayuda no es poca, aunque a mí no me sirvió. Y cuando el ayudante de cátedra tienen ese poder, te das cuenta de que son menos útiles que los celadores y empleados de limpieza. En la facultad de periodismo de La Plata recuerdo dos empleados de limpiar los baños (pobre humanidad!), uno de ellos renegaba a diario de tener que limpiar, a su 57 años, la caca de mocosos de 17, andar juntando preservativos usados, latas de gaseosa y puchos y despachar kilos de materia fecal y litros de orina regados por los pisos -a medida que se avanza académicamente falla la puntería. El limpiador de baños a los 57 años sabía que no sería empleado en ningún otro sitio, por su edad y por una leve hemiplegia.

GISOFANIA dijo...

otro espécimen de ciudado es el ordenanza en la administración pública.
si él no lo sabe es porque no existe...