sábado, 26 de septiembre de 2009

LA BÚSQUEDA DE LA EXCELENCIA

Los que no confían en los médicos del pueblo se van a los médicos de la ciudad.

Los que no confían en los médicos de la ciudad se van a ver a los médicos de otra ciudad más grande.

Quienes no confían en los médicos de la antedicha ciudad más grande se van a ver a los médicos de la Capital Federal.

Quienes no confían en los médicos de la Capital Federal suelen viajar a algún país del hemisferio Norte (Primer Mundo).

Quienes ya han hecho todo el periplo y no confían a esa altura en ningún médico, van de la curandera del pueblo, le piden que los cure y se vuelven a sus casas a prepararse para la fiesta de esa noche.

3 comentarios:

Recluso nº 1243766 dijo...

A lo mejor el punto de partida era lo que iba a funcionar,o sea prepararse para la fiesta de esa noche.

Ignoto Transversal dijo...

tenís razón...

es al dope rempujar cuando el coso es corto...

desconfianza, periplos y primer mundo es un mix no bueno, poco recomendable.

preparemose pá la fiesta que a la final es lo má mejó y lo único que no vá a quedá.

digo yo, que soy bocón, no se si será.

abracete.-

PD: parado JAL?

LORD MARIANVS dijo...

La vida es una obra de teatro que no admite ensayos. Y una vez, en una clase de teatro me dijeron que a veces, el camino correcto es el camino más corto. Tenemos las cosas ahí, sólo que no las vemos...o no las queremos ver.